22 de diciembre, poesía de Sinaloa México

Poesía de Sinaloa

22 de diciembre

 

De: Manuel Bonilla (1893)

 

La ciudad está de gala

dispuesta á regocijarse

como las niñas bonitas

que celebran sus natales;

repiques dianas, cohetes,

ensordeciendo los aires;

banderas, flores y risas

en las plazas y en las calles

hacen visos las aceras

por la confusión de trajes,

y como espuma de neutle

sube y ufano se esparce

el contento de las almas

en los alegres semblantes.

Gratos rumores se escuchan;

perfume, luz y donaire

embargan nuestros sentidos

en éxitos agradables…

 

Hace ya veintinueve años

que los buenos habitantes

de Culiacán, esperaban

con ansiedad palpitante

un grave acontecimiento

una derrota… ¡quién sabe!

porque oían, como suelen

á lo lejos escucharse

los sordos ecos del rayo,

el rumor de los combates,

y temían con justicia

los patriotas liberales

saber muy pronto las nuevas

del presagiado desastre

del improvisado grupo

que mandado por Rosales,

salió á contener al campo,

del invasor los avances.

¡En tanto los fratricidas,

los ilusos imperiales,

seguros de la victoria

impacientes por menguarse

preparaban las coronas

y los lauros que adormecen,

del Francés las rubias sienes,

teñidas de noble sangre

vertida por los intrépidos

defensores de estos lares!

 

De pronto se ve un jinete

á toda rienda acercarse;

rápido llega y al pueblo

que ansioso llena las calles,

anuncia el triunfo increíble

de las tropas liberales;

después, entre el regocijo

y el asombro populares,

desfilan los vencedores

que entre sus columnas traen

al ejército enemigo

rendido en su mayor parte,

y con su Estado Mayor

la persona interesante

del héroe de la Jornada,

el magnánimo Rosales.

Rosales, sí, cuyo porte

á la vez serio y afable,

revela el genio que anima

a los hijos inmortales

de la gloria, en la mirada

triste, sonadora, grave,

como buscando lo ignoto

de los cielos eternales.

 

Es soldado-poeta,

es el sabio gobernante

de cuyo plectro inspirado

cantos patrióticos nacen,

que libérrimas ideas

lanza al mundo en cada frase;

él, que dedicó a la patria

desde pequeño su sangre:

genio cual Netzahualcóyotl,

Cuauhtémoc en lo indomable,

prudente como Tenoch,

pero más que todo grande

porque á sus dotes reúne

otra de mayor realce:

la de saber perdonar,

¡la virtud más admirable!

 

Tomado del libro: La Derrota de la Intervención Francesa en Sinaloa y su Héroe (compilación), Bonilla Zazueta, Martha Lilia, Once Ríos Editores, Culiacán, Sinaloa, 2001

 

 

22 de diciembre, poesía
Poesía «22 de diciembre», dedicada a los hechos históricos de la batalla de San Pedro Sinaloa de 1864

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *