Un adoquín tras otro, cuentos, leyendas, relatos y narraciones sinaloenses

Un adoquín tras otro, cuentos del Évora (titulo del libro)

Por: Julián Camacho Angulo

El Gobierno del Estado se hallaba interesado por hacer algo en aquel alejado pueblo, donde el Doctor Garzón se desempeñaba entre Hipócrates, Avicena y Baco. Tanto en el pueblo como en sus alrededores había muchas personas con alguna tara mental, y otros, desquiciados a medias y completos.

 

Las autoridades sanitarias del Estado enviaron una comisión capacitada para analizar las posibilidades de establecer en el poblado un centra de atención a personas con discapacidad cerebral, taras o simplemente completamente locos. La comisión se presentó, y como el único médico allí era el Doctor Garzón, a él fueron a entrevistar para pedir noticias, consejo, y en su caso, asesoría.

 

«- Doctor, -dijo uno de los comisionados, después de las presentaciones de rigor-, el Gobierno del Estado nos ha comisionado para venir aquí; se ha detectado una incidencia o una proliferación de enfermedades de origen deficitario-mental, y se está estudiando la posibilidad de establecer en este pueblo donde usted reside, un centra de atención a tales enfermos; lo primero que hay que hacer es localizar un terreno estratégicamente situado y que cuente, o cuando menos sea posible, la introducción de todos los servicios públicos; ya una vez localizado el terreno es casi seguro que el gobierno se avocaría a llevar a cabo dicha obra-«.

Huelga decir que la mencionada obra nunca se llevó a cabo, pero si se recuerda la respuesta de Garzón cuando escuchó lo argumentado por la comisión:

«- Yo pienso que no hay necesidad de andar localizando terreno ni hacer estudios ni meterse en problemas de acometer complejas construcciones y tantos otros gastos que una obra de tal envergadura requiere. Yo les recomiendo que amurallen el poblado, al fin que no es muy grande, y con ello se soluciona el problema, porque este pueblo está lleno de locos y con el cerco, quedamos todos bajo control-«.

 

Tomado del libro; Un Adoquín tras otro, Cuentos del Évora, Camacho Angulo, Julián, Creativos 7 editorial, Culiacán Sinaloa, 2002.

 

 

Amurallando el poblado
Amurallando el poblado, cuento de Sinaloa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *