Altata en tiempo pasado, poesía sinaloense

Poesía sinaloense

 

ALTATA EN TIEMPO PASADO

 

A mi familia

De: Rosa María de Meza

 

Desde entonces ya era fea.

Apenas una bahía

triste y tan deslucida!

Era fea desde entonces

con una gris arenita

la playa que en mi infancia

de tu mano recorriera,

la que mis ojos de niña

miraron siempre tan bella,

la que nutre mi recuerdo

con lo que ya no regresa.

 

Hoy me parece violenta,

de irremediable tristeza

y su fealdad, me molesta

porque me hiere y me pesa

en el pensamiento

haberla visto tan bella

como tú me la enseñaste,

como ya no podré verla.

 

Contigo la conocí

a través de tu alegría,

prendida de tu vestido

mirando siempre hacia arriba

para buscarte la cara

desde mi pequeña vida.

 

Al recuerdo vuelve el tiempo

de ese tiempo,

el recuerdo de un recuerdo:

una tabla esbelta, blanca,

deslizando su silueta

en la serenidad sin olas

de ese mar liso, tranquilo,

—gota de océano—

pequeña lágrima verde

que el mar dejó en el olvido.

 

El colorido chillante

de las casas de madera;

colgada oscilando al aire

opaca luz de petróleo;

rayas de lona extendida,

un caminito de losas,

dos arcos que se mecían.

 

Consuelo,

eres del recuerdo

de aquellos días

en este tiempo.

Mi recuerdo te pone pañoleta,

te pinta de rojo la boca

y escucha tu risa loca

—cuando ella contigo reía—

en aquellos mediodías

que se han deshecho

en el polvo.

 

La playa que yo recuerdo

era fea desde entonces

pero por ti la vi bella

y su fealdad me molesta

porque tú no estás en ella;

me hiere el pensamiento

haberla visto tan bella

como tú me la enseñaste,

como ya no podre verla.

 

Culiacán, Sinaloa. 20 de agosto de 1975.

Tomado del libro: A FLOR DE PIEL, De Meza, Rosa María, CAADES, talleres de ARTIMPRESS, Editorial S.A. , Culiacán, Sinaloa, México, 1978.

 

 

Playa de Altata, Navolato, Sinaloa, México
Altata en tiempo pasado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *