Ángel Flores, gobernador de Sinaloa 1920-1924

 

Héroes de la Revolución Mexicana; gente de Sinaloa

 

ÁNGEL FLORES, HOMBRE VALIENTE E INTACHABLE

 

Por: Antonio Uroz

Conforme se fueron incendiando Los campos al fragor de las batallas producto de la Revolución de 1910, surgieron soldados del pueblo que así unían sus esfuerzos para liquidar una dictadura que había sido nociva al campesino y al obrero. Entre estos luchadores apareció Ángel Flores.

Nació el 2 de octubre de 1883 en el pueblo de San Pedro, del municipio de Culiacán.

Durante los primeros años de su juventud es marinero en vapores de matrícula extranjera. Después de radicar unos años en San Francisco, pasa a vivir a Mazatlán, donde trabaja en los muelles, llegando a ser capataz de cuadrilla.

Al iniciarse el movimiento revolucionario lucha por los postulados de don Francisco I. Madero, y cuando éste es asesinado, se incorpora de nuevo a la vida revolucionaria, escalando grados por méritos en campaña por su valor de soldado.

Combate con éxito, y como general brigadier, marcha al norte de Sinaloa a batir las tropas de Francisco Villa.

Cae Victoriano Huerta y comienza la política electoral. En Sinaloa el general Ramón F. Iturbe es declarado gobernador constitucional. Como Flores había sido la figura principal del noroeste del país, no pasa mucho tiempo retirado en su vida privada: el general Álvaro Obregón al asumir la Presidencia de la República lo designa jefe de la Primera División del Noroeste, que comprendía Baja California, Sonora, Sinaloa y Nayarit. Gracias a sus gestiones se construye el canal de irrigación en el Valle de Culiacán, al que le ponen el nombre del héroe Antonio Rosales.

En el año de 1920 es nominado candidato al gobierno de Sinaloa y resulta electo. Durante cuatro años se dedica a la reconstrucción del estado, que había quedado materialmente arruinado después de la revolución armada. Años en que le falta todo: caminos, agua, energía eléctrica, escuelas, industrias, agricultura. Todo era una ruina. En el tiempo en que gobierna Ángel Flores, labora con honradez y dinamismo para poder hacer efectivos los postulados de la Revolución que por desgracia traicionaban los acomodaticios, especialmente en el acaparamiento de tierras.

Viaja al extranjero y a su retorno al país lanza su candidatura para Presidente de la República. Su contrincante es el general Plutarco Elías Calles, después del motín en que un grupo de generales lanzó a la aventura a don Adolfo de la Huerta.

Flores hace su campaña en 16 estados de la República, pero la maquinaria oficial lo aplasta, primero, con persecuciones a sus simpatizantes, y segundo, derrotándolo y obligándole a refugiarse en la ciudad de Culiacán.

Allí vive en la pobreza cuando la prensa anuncia su muerte el 31 de marzo de 1926.

Los miembros del Sindicato Nacional de Agricultores —que había sostenido su candidatura— denuncian al país que Ángel Flores ha sido asesinado con arsénico. Se hace la autopsia y resulta cierto.

El propio sindicato hace la denuncia de ley, la cual no prospera y con el tiempo todo queda silenciado.

Así murió uno de los luchadores de la Revolución Mexicana en el noroeste de nuestra patria. Es indiscutible que el general Ángel Flores fue uno de los pioneros de la Revolución, que siempre obró, en todos los actos de su vida, con honradez acrisolada y espíritu justiciero. Fue uno de los que se enfrentaron a los caciques de la ciudad. La valentía, el sacrificio, hasta el heroísmo del general Ángel Flores son únicos en su género en los anales de la historia revolucionaria del noroeste.

Han pasado 46 años de la muerte del general Flores y no hay un pueblo del estado de Sinaloa que no lo recuerde con veneración y cariño.

 

Tomado del libro: Hombres y Mujeres de México, Uroz, Antonio, Editorial Lic. Antonio Uroz, México, D.F., 1972.

 

 

Ilustración: Pintura del artista sinaloense nacido en Mazatlán Armando Nava.

 

General Ángel Flores
General Ángel Flores gobernador de Sinaloa 1920-1924

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *