Canciones de la barca sola, poemas hechos en Sinaloa

Poemas de Sinaloa

Autor; Washigton Roberto González Nedov

 

 

Canciones de la barca sola

[Fragmentos]

1

Porque la paz nos da el sitio

de primera persona y de plural

cada vez que ésta hablando

con esa voz suya de pájaro o de niño.

Porque los árboles nos olvidan

inmediatamente después de despedirnos

y duermen la noche de un tirón

sin la conciencia atormentada del delito.

Porque alguna vez soñamos tal cual

la cara oculta de la luna

y no nos sorprendimos, ni nos sorprendieron

las hazañosas historias de astronautas.

Porque incendiamos a besos

un continente verde y pedregoso

y reconstituimos la playa engangrenada,

los meridianos corroídos de desesperanza.

Porque emprendimos un camino eterno

desde una estación inmemorial.

Porque somos el múltiple desparpajo,

la insolencia única de quien se sabe vivo.

2

Yo tengo una mujer que es mi deseo

de lugares impropios y de horas

que a la gente le exigen compostura;

y tengo una mujer que en su cintura

lleva como de cinto mi mirada

y en el pecho un sello acunado por un beso.

 

Yo tengo una pasión que se desboca

entre vasos, panes y anfitriones

que recitan la última rutina;

y tengo una pasión que es mi gran ruina,

mi fortuna, mi vuelo y mi caída

según si voy o vengo de su fuente.

 

Yo tengo una mujer que simplemente

me mira y al instante me hace suyo

y se pone a jugar con un suspiro;

y tengo una mujer que es un camino

por el que voy a un jardín exuberante

en que una flor me devora complaciente.

 

Fuente: Antología de Poesía Sinaloense Contemporánea 1960-1993, Salazar, Crisanto; Salazar, Refugio, coedición UAS-Difocur, Culiacán Sinaloa, 1993.

 

El poeta es originario de Uruguay, radicado en Sinaloa desde 1977.

 

La barca sola
La barca sola, poema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *