Como nació el Estado de Sinaloa; historia de México

Historia de México

 

 

COMO NACIÓ EL ESTADO DE SINALOA

 

Por: Héctor R. Olea Castaños

 

Sinaloa perteneció a la Audiencia de la Nueva Galicia, que fue establecida por la Real Cédula expedida en Alcalá de Henares el día 15 de noviembre de 1548, por el Rey Carlos I, y esa Audiencia tenía residencia en la Villa de Compostela (actual Estado de Nayarit).

Después se estableció el Presidio de Sinaloa, en 1595, habiendo sido el primer capitán y justicia mayor de la Provincia, don Alonso Díaz.

Este Presidio pasó al gobierno independiente de Nueva Vizcaya y Nueva Galicia que se constituyó por Real Cédula expedida en Sevilla, España, el día 14 de marzo de 1732, formando las Provincias de Sonora, Ostimuri y Sinaloa, segregadas de la Nueva Vizcaya, y las de Culiacán y El Rosario, tomadas de la jurisdicción de la Nueva Galicia.

Sinaloa formó parte de las diez provincias internas y conforme a la Real Cédula de 22 de agosto de 1776, se erigió la Comandancia General de ellas, con el carácter de única e independiente del virreinato y se nombró Comandante al Brigadier, caballero don Teodoro de Choix.

Permaneció en esta forma, hasta por Real Orden de 1 de mayo de 1788, se concedieron amplias y absolutas facultades a los Virreyes para el gobierno de aquellas provincias y, autorizado por el Rey de España, Carlos III, el virrey don Antonio María Flores dictó las medidas conducentes a su pacificación, ordenando dividir en dos comandancias las provincias, llamándolas del Poniente y del Oriente, para lo cual nombró Comandante General de la primera a don Jacobo Ugarte y Loyola y, de la última, a don Juan de Ugalde.

Pocos años después, por Real Orden de 23 de noviembre de 1792, se estableció, única e independiente del virreinato, la Comandancia General de ellas, quedando Sonora, Sinaloa, Nueva Vizcaya, Nuevo México, Texas y Coahuila bajo la jerarquía del Comandante Militar don Pedro Neve. Y, además, durante las postrimerías de la Colonia, por Real Orden de 18 de mayo de 1804, se ordenó la división de las diez provincias, en dos comandancias generales otra vez, dependientes del virreinato y distinguiéndose con la denominación de Orientales y Occidentales, pasando a pertenecer Sinaloa a la última clasificación.

Esto no se llevó a efecto, por diversos obstáculos, hasta que por reales órdenes de 1°. de mayo de 1811 y 24 de junio de 1812, el Consejo de la Regencia de España e Indias previno que se efectuara la división ordenada y la reincorporación de las provincias al gobierno virreinal.

Por Real Orden de 4 de octubre de 1785 se dividió el territorio de la Nueva España en doce gobiernos provisionales que fueron designados con el nombre de Intendencias. Esta disposición entró en vigor el día 1°. de enero de 1788, en consecuencia, Sonora y Sinaloa constituyeron una de ellas con el nombre de Intendencia de Sonora.

Por decreto de 19 de julio de 1823 se ordenó la separación de las Provincias, que ya existía de hecho desde la Independencia, y el acta constitutiva de la Federación, expedida el 31 de enero de 1824 por el Congreso General, formó con las provincias citadas el Estado de Occidente; fue confirmada esta disposición por la Constitución Federal de 4 de octubre del mismo año.

En 1825, el Padre Carlos Salomé Espinosa de los Monteros, en su carácter de diputado por Sinaloa, escribió un folleto titulado: «Exposición sobre las Provincias de Sonora y Sinaloa», oponiéndose a la división del Estado de Occidente; pero el primer gobernador del Estado de Occidente, don Juan Miguel Riesgo, fundador de la primera Logia Masónica del Rito Yorkino en Sonora, gestionó y obtuvo, como Jefe Político de la Provincia de Sinaloa, el acuerdo de las legislaturas locales para la división del Estado de referencia.

El Congreso General, en relación con este asunto, decretó lo siguiente:

«Primera Secretaría de Estado, Departamento del Interior. Sección la.

«El Excmo. Sr. Vicepresidente de los Estados Unidos Mexicanos se ha servido dirigirme el decreto que sigue:

«El Vicepresidente de los Estados Unidos Mexicanos, en ejercicio del Supremo Poder Ejecutivo, a los habitantes de la República, sabed: Que el Congreso General ha decretado lo siguiente:

«Se aprueba la división del Estado de Sonora y Sinaloa en los términos que la pide su honorable Legislatura, formando Sinaloa un solo Estado, y otro Sonora. Casimiro Liceaga, Presidente de la Cámara de diputados. Ramón Morales, Presidente del Senado. Joaquín Guerrero, diputado secretario».- Miguel Duque Estrada, senador secretario».

«Por tanto, mando se imprima, publique, circule, y se le dé el debido cumplimiento. Palacio de Gobierno Federal en México, a 13 de octubre de 1830.- Anastasio Bustamente.- A. D. Lucas Alamán».

«Trasládolo a V. para su inteligencia y fines consiguientes.

«Dios y Libertad. México, 13 de octubre de 1830. Alamán (Rúbrica)».

Hasta la fecha sólo se conocían copias de los decretos hechos por las Legislaturas Locales de Sonora y Sinaloa, haciendo alusión al decreto anterior por medio del cual quedó constitucionalmente dividido el Estado de Occidente, es decir, este documento puede considerarse como el acta de nacimiento de las referidas entidades que, además, tiene el valor de estar rubricado por don Lucas Alamán, Secretario de Estado, y que ofrecemos, por primera vez, a nuestros lectores.

También poseemos, por fortuna, otro valioso impreso: consiste en el decreto expedido y publicado al día siguiente en la ciudad de México, con fecha 14 de octubre de 1830, firmado por el Presidente don Anastasio Bustamante y rubricado también por el Secretario de Estado, don Lucas Alamán, con cuatro páginas, estableciendo las bases conforme a las cuales debe hacerse la división del Estado de Occidente.

El documento dice:

«Primera Secretaría de Estado, Departamento del Interior. Sección la.

«El Excmo. Sr. Vicepresidente de los Estados Unidos Mexicanos se ha servido dirigirme el decreto que sigue:

«El Vicepresidente de los Estados Unidos Mexica¬nos, en ejercicio del Supremo Poder Ejecutivo, a los habitantes de la República, sabed: Que el Congreso General ha decretado lo siguiente:

«Art. 1°.- Comuníquese al gobierno el decreto por el cual queda constitucionalmente dividido el Estado Interno de Occidente.

«2°.- El Estado de Sinaloa se compone por ahora, y entretanto se instalan las nuevas Legislaturas que convengan entre sí sobre la demarcación de sus respectivos distritos, de los departamentos de S. Sebastián, Culiacán, y El Fuerte. El Estado de Sonora de los departamento de Arizpe y Horcasitas, SEGUN ESTAN DEMARCADOS UNOS Y OTROS EN LA CONSTITUCION DEL ESTADO.

NOTA. La Constitución Política del Estado Libre de Occidente establece: «…Tercero: el de El Fuerte, compuesto de los partidos de su nombre (El Fuerte), ÁLAMOS y Sinaloa. Por este motivo legalmente Álamos pertenecía a Sinaloa, el límite natural entre las regiones era el río Mayo; pero los diputados Arriola, Gaxiola y Escalante, obedeciendo a sus intereses personales, maniobraron para que sus fundos mineros de Álamos quedaran en la jurisdicción de Sonora. Al efecto, aprovechando la ausencia de los diputados por Sinaloa, expidieron el decreto número 169, de fecha 30 de septiembre de 1830, anexando el Partido de Álamos al Departamento de Horcasitas, Sonora. El gobierno de Sinaloa reclamó la devolución del Partido de Álamos, combatiendo la anticonstitucionalidad del decreto referido y, el Congreso de la Unión, dio por válido el decreto que habían agregado, sin derecho, el Partido de Álamos a Horcasitas, por influencias del Jefe de las Logias Masónicas de Sonora, don Juan Miguel Riesgo. La primera Constitución del Estado de Sinaloa, promulgada el día 15 de diciembre de 1831, establece: «Art. 32.- Reintegrado el Partido de Álamos, formará un Distrito, etc.».

Los artículos del 3°. al 17°. establecen la forma en que se hará la convocatoria para la formación de las jun¬tas primarias, nombramiento de electores, integración de las juntas generales, la instalación de las nuevas legislaturas, formación de las juntas departamentales, formalidades para otorgar el juramento, requisitos y número de diputados por Sonora y Sinaloa.

«18°.-No se reunirán más los diputados hasta el día de la instalación, que se verificará en esta forma: los diputados prestarán en manos del funcionario que hubiere presidido o debido presidir las juntas preparatorias el juramento de guardar y hacer guardar la Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos, e inmediatamente procederán a nombrar de entre ellos mismos, y a pluralidad absoluta de votos, un presidente, un vicepresidente, y dos secretarios. El presidente electo ocupará la silla que le corresponde y declarará haberse instalado el Congreso, con lo cual terminará esta solemnidad. En la sección siguiente proceden ambas Legislaturas a nombrar sus senadores, con arreglo a la Constitución; e inmediatamente reglamentarán constitucionalmente las elecciones y las cualidades de los electores, para que, a la mayor brevedad, se elijan los diputados al Congreso Federal, pudiendo hacerse, por esta sola vez, en el día que designen las Legislaturas.

«19°.- Las autoridades del orden ejecutivo y judicial que hoy rigen serán obedecidas hasta que las nuevas Legislaturas hagan las innovaciones que juzguen convenientes, arreglándose a la Constitución y Leyes Generales de los Estados Unidos Mexicanos. La Legislatura cesará cuando se hayan nombrado las nuevas.- José Antonio Sastre, diputado presidente. Rafael Delgado, presidente del Senado. Manuel Miranda, diputado secretario. Antonio Pacheco Leal, senador secretario».

«Por tanto, mando se imprima, publique, circule, y se le dé el debido cumplimiento. Palacio del Gobierno Federal en México, a 14 de octubre de 1830.- Anastasio Bustamante. A. D. Lucas Alamán (rúbrica)». Y lo comunico a V. para su inteligencia y efectos consiguientes. Dios y Libertad. México, 14 de octubre de 1830. Alamán».

El primer Congreso Constituyente de Sinaloa se ins¬taló el día 13 de marzo de 1831, declarándose día de fiesta política para el Estado, y «que se solemnizara en la forma prevenida por el decreto número 4 de 24 de septiembre de 1824», sustituyéndose en la fórmula del juramento la palabra «Occidente» por la de «Sinaloa» y las de «Acta Constitutiva» por las de «Ley Institutiva».

Se levantó el acta de los nueve electores generales de los tres departamentos de que se componía el Estado, «con el objeto de nombrar, conforme a la Ley Institutiva del Congreso General de 14 de octubre de 1830» (impreso que por fortuna poseemos), y la convocatoria del Excmo. Sr. Vicegobernador del Estado, a los once diputados propietarios y suplentes que han de formar la Legislatura del mismo Estado. La elección se realizó el día 30 de enero de 1831.

El mismo gobernador, don Fernando Escudero, por decreto número 30, establece la forma de publicar y jurar la Constitución por las autoridades eclesiásticas y civiles, cosa que no se llevó a cabo en la fecha indicada, sino por decreto número 51 de fecha 19 de diciembre de 1831, publicado por el gobernador don Agustín Martínez de Castro, que la difería, sin determinar la fecha exacta, debido al mal tiempo que reinaba en la capital del Estado.

En resumen, al dividirse el Estado de Occidente en dos, que son los de Sonora y Sinaloa, en la actualidad, después de largas y complicadas dificultades entre los hombres públicos de aquellas provincias, la Constitución fue decretada y sancionada por su Congreso Constituyente, el día 12 de diciembre de 1831, año primero de la soberanía del Estado y décimo de la Independencia de la Nación.

El valor de estos impresos, el decreto de la erección de los Estados y la Ley Institutiva, para Sonora y Sinaloa, deben de ser de muy alta estimación cultural en la historia de su derecho y leyes fundamentales.

Revista Noroeste, No. 12, enero de 1961.

 

 

 

Tomado del libro: Antología Histórica Sinaloense, Bonilla Zazueta, Marta Lilia (compiladora), Gobierno del Estado de Sinaloa, AHGES, 2008.

 

 

El nacimiento del estadod e Sinaloa México
La evolución del Estado de Sinaloa, México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *