Un día en Altata, poemas de Sinaloa

Poemas a los pueblos de Sinaloa

UN DÍA EN ALTATA

Por: J. Carlos Aguilar Montoya

Amanecer en Altata

caminar sobre la playa, al alba

en cauteloso andar para no despertarla

sin oleaje, como espejo de agua

tranquilo el mar y la belleza…calma

 

Mañana

soleada y olas en rebeldía

despliega el mar, la sal de sus olores

la flor, «la maravilla», sus bellos colores

sol, mar, color, y luz del día

¡Qué más quiero Altata mía!

En el sol de mediodía

disfrutar la juventud al día

inmensamente…como el sol de mayo

con fuertes rayos y ningún desmayo

nos invita Altata en su alegría.

 

En la tarde

que dulce canta tu viento

con sabor a agua salada

¡Que paz para la mirada!

¡Qué luz para el pensamiento!

 

Atardecer

de esplendoroso sol que se pierde

en refulgentes colores encendidos

sobre el verde manglar adormecido

ya sin lo hermoso de su verde, verde.

 

De noche

sentir la negra noche…inmerso

con una sociedad que parte el alma

los ojos suplicantes piden calma

al contemplar el rigor del universo.

 

Tomado de la revista; Brechas, Órgano de Difusión Cultural de la Región del Évora, número 19, Guamúchil, Sinaloa primavera de 1992.

 

 

Altata, Navolato, Sinaloa
Altata, Navolato, Sinaloa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *