Excavaciones de Chametla en Sinaloa, identidad regional

Identidad sinaloense

 

Excavaciones de Chametla en Sinaloa

 

Por: Amalia Millán

La arqueología mexicana ejerce gran atracción para el hombre estudioso extranjero, en general. En Sinaloa, existen zonas que es de desear fueran excavadas unas, y otras, especialmente, en los cerros que poseen petroglifos deberían ser presentados a la vista de propios y extraños, facilitando la entrada a los lugares en que se encuentran dichos tesoros del pasado.

Las excavaciones realizadas en Chametla, por la arqueóloga Isabel Kelly han revelado las tradiciones de los antiguos nahoas, que habitaron Sinaloa y cuya existencia se remonta a épocas anteriores a la fundación del imperio azteca en Anáhuac.

En generoso apoyo del estado, o del gobierno federal, debería de propiciar una serie de investigaciones que enriquecerían lo que, extranjeros bien intencionados, iniciaron hace más de treinta años.

Publicaciones recientes nos hablan de miles de zonas que, repartidas en toda la República, están mostrando a los ojos asombrados de interesados en la materia, los diversos períodos y variadas culturas de nuestros ancestros los indígenas, ¿por qué no descubrir lo que es nuestro, en Sinaloa para que vaya a sumarse al concierto general mexicano? Si las fundaciones extranjeras han financiado expediciones de investigación a nuestro estado, ¿por qué no poner el esfuerzo de nuestros propios investigadores al servicio de nuestra comunidad?

Con la restauración de vasijas encontradas en las excavaciones hechas en un cementerio de Chametla, se han reconstruido parte de la historia precortesiana de Sinaloa, ya que, los signos simbólicos en ellas dibujados, nos hablan de religión, organización militar, usos y costumbres, de aquellas épocas.

El turismo, en Sinaloa, sería una de las líneas de progreso más frecuentadas, pues una campaña inteligente y metódica, atraería gran cantidad de personas, no sólo del extranjero sino de nuestro propio país.

En fechas recientes, bajo los follajes de la selva chiapaneca se han descubierto maravillas que, al mostrar la resurrección del Ave Fénix de entre sus propias cenizas, se ha lanzado al mundo entero un desafío cultural, del que un día resultara un nuevo Egipto con su Tutankamen y todos sus aditamentos. De este modo los conocimientos de la vida precortesiana se han revisado, enriquecido y corregido, ampliando nuestros conceptos.

La literatura del siglo pasado y todavía a principios de este siglo, nos presentaron dramas e historias de españoles y franceses mexicanizados, muy alejados de la realidad enterrada bajo aquellas ruinas piramidales que no tenían interés en conocer. Un desprecio mayúsculo se lee entre líneas, o claramente manifestado hacia lo indígena, en los intelectuales de la época, los que sólo deseaban complacer a las clases altas.

Cuando sin plan, y sin método, se empezaron a descubrir pirámides enterradas, joyas, máscaras, etc., un movimiento indigenista empezó a iniciarse en la república para demostrar que, los españoles en su afán de conquista, habían despreciado todo lo indígena, destruyendo su cultura y todo aquello que, siendo superior a lo que ellos traían, pudiera unificar a los grupos, dándoles una idea común de origen cultural.

Los datos históricos del pasado, que nos remontan al 1873, nos muestran la inconsciencia así como la ignorancia de los gobiernos de aquella época, que no tuvieron empacho en vender al extranjero Thompson (vicecónsul estadounidense) toda la zona arqueológica más rica de Yucatán: Chichen Itzá, como una hacienda privada. Multimillonario se hizo dicho señor, al vender a museos de Estados Unidos, las joyas que allí, en su hacienda encontró y remordiéndole la conciencia declaró, por su propia cuenta, zona arqueológica a aquel lugar. El vicecónsul Thompson, más tarde explotó sus conocimientos en libros que describían la zona de la que vendió objetos por millares.

No sería extraño que, algún mexicano, con espíritu de extranjero, fuera poseedor de alguna zona arqueológica, que guardara celosamente el pasado de Sinaloa. De allí la importancia de investigar y sacar a luz lo que sea de valor para Sinaloa.

 

 

Tomado del libro; El Tambor Sagrado y otros textos, Millán, Amalia, Gobierno del Estado de Sinaloa, Archivo Histórico General, Once Ríos Editores, Culiacán, Sinaloa,2004.

 

 

 

Excavaciones en Chametla, Sinaloa, México
Dibujo de vasijas prehispánicas encontradas en las excavaciones en Chametla, Culiacán y Guasave Sinaloa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *