Francisco I. Madero en el noroeste, amanecer de 1910

 

 

Héroes de la Revolución Mexicana; gente de Sinaloa

 

FRANCISCO I. MADERO EN EL NOROESTE, AMANECER DE 1910

 

Por: José C. Valadés , historiador y Diplomático sinaloense

Convencido de Que No era Inútil la lucha emprendida, don Francisco I. Madero Llegó al puerto de Manzanillo; Poco ya ascendió, Seguido de Su Esposa y de los Señores Licenciados Roque Estrada y el estenógrafo Ellas de los Ríos, Por La escalinata del vapor Acapulco.

Tranquilo y silencioso y el pecado de despegar Do Lado una doña Sara, el señor Madero Esperaba Que El Buque sí hiciera a la mar de Con destino a Mazatlán. Esto! Ocurría en La Tarde del 31 de diciembre de 1909. ¡Qué de presagios No Se moverían Dentro De Aquel hombre, cabeza Quien era TODO! Las Lecciones IBAN deprisa bronceado Substancia y Con tanta, Qué el los estallidos del Corazón quedaban neutralizados En Las circunvoluciones cerebrales. Era Qué es la Responsabilidad substituía paulatinamente a la Generosidad.

No es aventurado Decir Que todavía al amanecer de 1910, don Francisco I. Madero hay acariciaba idea una, Una idea sola de Violencia. FUE quiza en Sinaloa, Primero; en Sonora, despues, Tuvo Que El roce inicial Con Los ímpetu y La Fuerza Populares CAPACES de Vencer La Resistencia, El engaño y el agravio del Régimen porfirista. Cuán Peligroso es Siempre Que los Gobernantes ignoren o desdeñen un Los Hombres Distinguidos de la Patria. ¡Que de aviones producen el menosprecio a las Personas del ya las Ideas! Por el despego e indiferencia de las Autoridades Hacia los Hechos o Individuos Que parecían superficiales, en MUCHOS y amenazantes trances sí Han Visto los pueblos.

Madero Sabia Que en Mazatlán iba un ENCONTRAR Una idea Política desemejante un La Que ESTABA TRATADA en el altiplano de México; y al efecto, no Solo en Mazatlán, sino-En el estado de Sinaloa SE HABIA DESARROLLADO Un ambiente Preciso y justo Sobre los Conflictos de la Violencia; Porque alli, en Sinaloa, el Régimen porfirista habia cometido la torpeza de incitar y comprometer el localismo una lucha Una Que electoral seria defraudada. FUE ESA Una determinacion temeraria Y Por Lo Mismo necia del Gobierno de don Porfirio; Pues quebrantadas las reglas del Régimen observadas eficazmente Jahr Treinta Durante, el Hecho de Adoptar Otro camino equivalía a admitir palmariamente error ONU Político de tres Décadas.

Al efecto, fallecido el gobernador de Sinaloa, el general don Francisco Cañedo , don Francisco Valadés, editor de «El Correo de la Tarde», Por publication querida y respetada Do sobriedad e independencia, promovió la Necesidad De Una Lucha Democrática párr Elegir al Sucesor de Cañedo; ya Través de don Heriberto Frías y de don José Rentería , propuso Que El candidato un tal Empleo fuese don José Ferrel, hombre de Mucho mando y escritor de Opinión y Derecho.

La idea del Señor Valadés Encendio pronto y eficazmente los animos de Los sinaloenses: y Como don Porfirio, Quien en Vez de PROCEDER de Acuerdo Con Los Preceptos de Do Régimen, QUISO, Como Se Dice arriba, Un Nuevo Sistema Politico, Olvidando Cuán funesto hectáreas Sido Siempre una del los ESTADOS el Cambio en el SUS costumbres Domésticas, prometio el Respeto al sufragio universal Aquella batalla Democrática Que Formó causa caudillos Y, abrió TODO Género de esperanzas un Los Partidarios del Señor Ferrel.

E El Ensayo de don Porfirio, en El Que No Fue calculada la personalidad de José Ferrel ni Examinado lo disímil de la Mentalidad del hombre del altiplano y de la zona costera, iba a pagarlo caro el Gobierno porfirista; Porque Aquel Estado de Sinaloa Que Viviera en El Sosiego y La Rutina, Gobernado Con La idea de Que la Autoridad sin enemistades procurarse debia, Y Por Lo Mismo sin Tenia Más Cuidados Que asear las calles y OBSERVAR los Reglamentos de Policía, sí se convirtio en Hervidero de desafectos al Régimen porfirista; Pues Con El notorio fraude electoral Que se siguio a La Campana Democrática, El Desengaño populares Trajo CONSIGO La Certeza De Que El Camino legal no era el mejor párrafo Alcanzar El Derecho racional y Práctico mandado Por la constitución.

En ESE ambiente, Dentro del Cual, La Mezcla del pesimismo y del agravio formaba y alimentaba la idea de Las violentaciones Populares, Desembarco don Francisco I. Madero en playas Mazatlecas.

Aquella Poderosa y explicable Corriente hallaba en Mazatlán, y Expuesta Con Claridad meridiana al señor Madero Por don Francisco Valadés, CUANDO ESTE SE encontraba ya en el lumbral de la muerte, ya la cual sea en sí UNIAN la Mayoría del vulgo y la Minoria selecta de Aquella ciudad Que, Por Esos Días de la era atalaya de Hombres Emprendedores Y de Ideas Luminosas; Aquella Poderosa y Corriente explicable, sí Repite, Debio de Ser ONU Impacto En El Pensamiento y Corazón de Madero.

Seguramente un Consecuencia de la ESA huella Causada Por La Decisión de Los Nuevos Políticos sinaloenses, el señor Madero Cambió el tono de Sus Discursos en Mazatlán y Culiacán. Otros vocablos ingresaron una oratoria SU; Y ESTA FUE Más vigorosa y resuelta, Como Palabra Que se about a probables Días tempestuosos, en los Cuales Las Razones parecen Argumentos Celestiales y los impulsos Guías de Quienes caminan Sobre la tierra.

Toma Una Actitud Mas El señor Madero: Empieza una secretamente Hablar Con Los Nuevos adalides de la Democracia en Sinaloa. ¿Qué les dados? ¿Promesas Frías e innocuas? Pero, ¿pueden salir de los labios de don Francisco las palabras vanas y detestables Que Siempre engolosinan un Los Políticos? No; Madero es hombre Práctico y Ciudadano aucrático. Madero ha teñido Una idea Que Trata Con excesiva Prudencia y Método. Tal Vez ha Pensado En Una revolución. No se la expondrá Con Claridad; Pues es de los Individuos Que No gusta de comprometer al prójimo, sino-De Que Este lo comprometa a el.

Y Tanta Certeza Se Puede Tener Sobre Aquella nueva movición Dentro del Ser Político del naciente caudillo, Que Hace Una ESTE Clavé una aleta De Que Los Amigos Deja que en Sinaloa, le comuniquen los Asuntos Que ameriten secreto o constituyan peligro. Also despierta Entre Los Hombres Que Han ganado Su confianza, el Propósito de hacer «exigibles LOS DERECHOS Ciudadanos»; Quienes ya sí Dirige de Tal Manera, le corresponden estafa Riesgo de Sus Vidas e Intereses ¡Qué de Hombres; Que de heroísmo; Ideas Que Daría Más Tarde Sinaloa a la Revolución!

A Aquellos sinaloenses contagiados de rebeldía, Lo Mismo en Mazatlán, Que en Culiacán, Que en El Fuerte, Que en Angostura, y el párrafo Quienes no Haber Conocido y TRATADO un don Francisco I. Madero FUE acontecimiento infausto de la ONU, sí seguiría y uniría el Espíritu batallador, Independiente y antiextranjero De Los sonorenses.

En Sonora, la amistad y Afinidad hallada POR EL señor Madero es don José Maytorena y don Benjamín Hill, hacendado Aquel; regidor y rica personalidad de Navojoa, Este, acrecentaron las esperanzas de Ese Hombre Que de propagandista de ideales de la ONU empezaba un Ser el caudillo De Una Empresa Política. Y Que era TODO parecia juntarse al Caso En El: La Palabra Ordenada un par de desafiante; La decisión varonil y desinteresada; el magnetismo e iluminado personal; la prestancia del juicio y de la Verdad; La Representación del deseo popular de un estímulo o el de Las Ambiciones Humanas; el Desarrollo, en fin, De Un Pensamiento Mexicano, Por Que No Hacia Tener Esos Días la Gravedad de las Cosas estudiadas y concluyentes, no parecia Constituir El Principio De La Nacionalidad, Cómo Sé Veria En El Discurso de Los Tiempos.

Muy Propia párrafo vivificar y un párrafo Este Que idea Una fijara don Francisco Más CONCRETA y decisiva Acerca de la lucha emprendida, FUE La Violencia de la Autoridad del Estado de Sonora Contra Los antirreeleccionistas, Llegadas Más Tarde; Porque ¿Quién Entre Aquellos sonorenses, recios y Hermosos conquistadores del desierto y de las Montañas, ya Comprometidos Con Madero, iba a arredrarse ante las Amenazas del Poder Público? ¡Si eso, eso precisamente, el peligro era Lo Que buscaba tal Gente! Despues De Una Prolongada ya Veces trémula Paz, Crece En El Individuo ONU temeraria de alma, Que Puesto El Hombre No Solo vive de las placideces del Cuerpo, sino-also de las algaradas del Espíritu. Por Eso, los o Gobernadores, en Vez de Ser secos y rutinarios, si es REALMENTE Que aman la paz, Deben Llevar A Los Ciudadanos de Grandes Empresas de la sociedad y del Estado. Por olvidar this precepto naturales y Creer Que el genio pacífico, sosegado época Apacible y La Suprema Representación de Buen gobierno de las Naciones Unidas, don Porfirio perdio de vista de un Los Hombres Que embarnecían mentales y fisicamente, Y Que iban a acaudillar la Revolución.

Esa Acción violenta, Pero tardía de la Autoridad sonorense Contra los antirreeleccionistas Pudo Haber quebrantado los Propósitos de los hombres de Sonora y de Madero; Pero ni es ni Aquellos En Este Causo Daño. Para don Francisco, la Seria solitario Violencia Estímulo un Poder Humano Do; Y es Que al caudillo le quedaban sin Tanto las Ideas magnánimas nobles de y, Cuanto las Ideas Políticas Prácticas de y, Que CUANDO SE apoderan del Individuo lo Hacen invencible.

Muchas horas de Reflexión sí siguieron en el señor Madero despues de los atropellos sufridos en Navojoa y Hermosillo; y Lejos de los Sentimientos de tristeza Que se le de han atribuído, empezo un Hacer Consideraciones Sobre la Situación Política del País y La Suya personal, y vino a El, aire Claridad, el tema de de la insurrección. Sin embargo, Aquella cabeza Privilegiada, Que Siempre Hacia ceder las instigaciones a la Razón, no podia Ser conducida estafa apresuramientos juveniles un Una Responsabilidad de volumen del tanto de Como La De acaudillar Un cambio violento en las Instituciones de la Nación.

Revista Noroeste (noviembre de 1960)

 

Tomado del libro: Antología Histórica Sinaloense, Bonilla Zazueta, Marta Lilia (compiladora), Gobierno del Estado de Sinaloa, AHGES de 2008.

 

Dibujo Francisco I. Madero
Francisco I. Madero, dibujo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *