Froylán Rodríguez Cota, personajes de Sinaloa

Por Daniel Gámez Enríquez
Froylán C. Rodríguez, así se firmaba, nació el 5 de octubre de 1914 en el poblado de Baburía, municipio de Sinaloa hijo del Sr. Juan Andrés Rodríguez Montoya y de doña Petra Otilia Cota Soto.

Hizo sus estudios en la escuela primaria de su tierra natal; muy joven abandonó su Baburía que tanto amó y recordó siempre orgullosamente en sus frecuentes charlas y parrandas con sus amigos.

Se radicó en la progresista ciudad cañera de Los Mochis, en donde pronto logró hacer muchos amigos gracias a su carácter franco y sincero; pronto se convirtió en líder y representante de los trabajadores del abasto, siendo repetidas veces el secretario general de su sindicato, afiliado a la Confederación de Trabajadores de México (CTM), más tarde ocupó la secretaría general de la Federación de Trabajadores de Sinaloa, donde dio pruebas de líder de peso completo: honesto, luchador, decidido y valiente. También fue diputado del congreso del estado en esta entidad federativa.

No sólo debe verse a Froylán C. Rodríguez con el heroísmo obrero o la mística que sacude, sino que se lo debe contemplar dentro de su envoltura humana, con sus claridades y penumbras: amigo del amigo y enemigo también del enemigo, hondamente humano y con una gran alegría de vivir y que sólo enturbian las acechanzas del destino.

Baste decir que siendo diputado presidente del congreso de Sinaloa, gastó en un mes lo que se había presupuestado para un año en medicinas y ayudas económicas para gente pobre, a quienes nunca les negó su aportación y protección generosa.

Los líderes obreros asesinados, los que cayeron con la cara al sol, fueron el símbolo vivo de sus ideales de juventud y el ejemplo que lo convirtió en un rebelde luchador obrero; ellos fueron la lámpara votiva de su vida. Froylán no conocía jamás el servilismo y genuflexión degradante: no llegó a la escala cimera en la lucha obrera, ni en la carrera política, pero llegó mucho más allá que sus compañeros y contemporáneos en categoría humana.

Murió pobre al lado de su distinguida esposa, Rosita, rodeado de familiares, de sus compañeros y numerosos amigos, el día 22 de octubre de 1975, en la ciudad de Los Mochis, Sin. Yacen sus restos en el panteón municipal de Sinaloa de Leyva, Sin.

Froylán C. Rodríguez, un ejemplo de alegría, de esplendidez, de generosidad humana, de líder obrero y de lealtad al amigo. Ese fue Froylán Rodríguez Cota.

 

Tomado del libro; Mis Tres Sinaloas; Gámez Enríquez, Daniel, COBAES, Culiacán, Sinaloa, 1995.

 

 

Froylán Rodríguez Cota
Froylán Rodríguez Cota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *