Fundación de Mazatlán; historia de los pueblos y ciudades del estado de Sinaloa México

Historia de los pueblos y ciudades del Estado de Sinaloa México

 

Fundación de Mazatlán

 

 

Por: Antonio Nakayama

 

Mucho hemos visto escrito sobre la fundación del puerto de Mazatlán y sobre sus primeros pobladores, y de todo lo que sobre la materia se ha divulgado se llega a la conclusión de que los que han especulado sobre ella coinciden en que la primera familia que llegó a tierras mazatlecas fue la formada por José María Canizales, su mujer Petra Zamudio y una hija llamada Juana Zamudio, y que tal hecho aconteció el año de 1806.

La fuente principal -por no decir única- de ésta versión, la constituyen los «Apuntes para la Estadística del Municipio de Mazatlán», escritos por don Santiago Calderón el año de 1874. En este folleto, que por cierto es bastante raro, se asienta que estando ya de edad provecta doña Juana Zamudio, fue interrogada sobre el particular, habiendo contestado «que en el año de 1806, teniendo ella diez y seis años de edad, vino en compañía de sus padres José María Canizales y Petra Zamudio y se establecieron en los que entonces eran montes solitarios, que sus padres se mantenían con el producto de las siembras y pesca. Que por la edad recuerda muy bien lo que dice y puede asegurar que nadie antes de ellos se avecindo a este puerto».

Esta leyenda ha privado en el pensamiento de los mazatlecos y no mazatlecos que se preocupan por estudiar los orígenes del bello puerto, pero por desgracia para la tradición es una versión inexacta, pues antes de que doña Juana llegase acompañando a sus padres, Mazatlán estaba habitado por otras personas, las que por su mala suerte no tuvieron el honor de ser entrevistadas como lo fue la señora Zamudio.

Remontándonos a tiempos más remotos es conveniente recordar que para el resguardo de las costas de la región, que era refugio de piratas que asechaban el paso de la Nao de Filipinas, así como para proteger el comercio de los españoles de la Villa de San Sebastián (hoy Concordia), se estableció el Presidio de San Juan Bautista de Mazatlán, conocido actualmente por Villa Unión, destacándose allí dos compañías de soldados presídiales, integradas por mulatos que periódicamente visitaban el puerto de San Félix, nombre con que se conocía en ese tiempo al fondeadero del Puerto Viejo. Es por demás recalcar que el sitio donde actualmente se asienta la población mazatleca estaba ocupado entonces por montes despoblados donde sólo se escuchaba la voz humana en ocasión de la visita de los soldados.

La incógnita de la llegada de los primeros pobladores de lo que andando los anos sería el primer puerto del Pacífico está en pie, pues la versión dada por Calderón atribuyendo ese honor a la familia de don José María Canizales es un mito, pues existe en el archivo del Obispado de Sinaloa un informe enviado por el Pbro. José María Núñez, Cura de San Juan de Mazatlán, a Fr. Francisco Rouset de Jesús, Obispo de Sonora, en el cual se registra el movimiento demográfico de la comprensión de la parroquia en el quinquenio comprendido de 1792 a 1796, y de este documento se desprende que el puerto de San Félix estaba habitado desde antes de 1792.

Del informe mencionado, que está fechado el 1° de enero de 1797, se llega al conocimiento de que en ese año habitaban en el puerto tres familias de mulatos, descendientes tal vez de los que formaban parte de las compañías presídiales. Estos núcleos de población estaban compuestos de catorce adultos, de los cuales nueve eran mujeres y cinco, niños, dos de ellos pertenecientes al sexo femenino. Los pobladores, que eran en total diecinueve, deben haber llevado una vida muy precaria sujetos a la pesquería y a escasas siembras.

En cuanto a lo asentado por el mismo señor Calderón de que para el año de 1816 el puerto había progresado en tal forma que un gran caserío se extendía desde el «teatro del Recreo hasta la Aduana Marítima» también cae por tierra con otro informe enviado por el mismo Cura José María Núñez, en el que asienta que el puerto de San Félix apenas contaba con veintiún moradores.

Lo anterior es lo que hasta hoy existe de cierto acerca de los primeros pobladores de la bella ciudad de Mazatlán, a la luz de documentos que echan por tierra la tradición formada a base de don José María Canizales y los suyos. Las leyendas y tradiciones son muy hermosas, pero la verdad histórica tiene que aflorar cuando está basada en documentos auténticos. Las declaraciones de doña Juana Zamudio pudieron ser fruto de una mentalidad obnubilada por los años, pues consta que cuando se le tomaron era ya una anciana. De su dicho nació la tradición; pero cuando aparecen documentos que ponen al descubierto la realidad de las cosas, la tradición tiene que morir.

No importa que para ello tengamos que matar la belleza de los cuentos que se han venido acuñando en la mente de las generaciones.

El Diario de Culiacán, 22 de mayo de 1955.

 

Tomado del libro: Antología Histórica Sinaloense, Bonilla Zazueta, Marta Lilia (compiladora), Gobierno del Estado de Sinaloa, AHGES, 2008.

 

La Fundación de Mazatlán, Sinaloa, México
La historia de los pueblos y ciudades de Sinaloa, México; La Fundación de Mazatlán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *