Industrias y empresas de Sinaloa año 1898

Documentos de la historia de Sinaloa, México

 

INDUSTRIAS Y EMPRESAS DE SINALOA

 

Ninguna revista de los intereses comerciales de Culiacán estaría completa sin una descripción detallada de la empresa cuyo ramo encabeza este artículo, la que se puso al servicio público el 15 de mayo de 1895, por el emprendedor y activo propietario Sr. C. F. Escovar. El local en que se encuentra establecida la referida empresa, comprende un elegante y costoso edificio moderno de ladrillo y piedra, teniendo un frente de 120 pies y 100 de fondo, con espacioso lugar para el establecimiento de los departamentos adyacentes que próximamente van a edificarse.

 

El salón de la maquinaria ocupa una área de 90 x 50 pies, cubierto por un techo de hierro corrugado, dotado de ventiladores de patente. Entre la maquinaria se encuentran una máquina Corliss, dos dinamos Wood con una capacidad combinada de 150 luces de arco para el servicio de la ciudad, y dos alternadores «Slattery» para luz incandescente, con una capacidad de 2 000 luces de 16 pulgadas (sic) de fuerza. La planta está dotada de un transmisor de eje central provisto de amarres de fricción sistema Dodge para poner instantáneamente, en casos de accidente fuera de servicio a cualquiera de los dinamos sin interrumpir los demás. Las calderas son del último sistema de tubos de agua de Sterling, de 150 caballos de fuerza cada una. El área en que están colocados mide 40 x 25. Sorprende el ver que tan justamente pueden hoy obtener el hielo, que consideran un artículo de primera necesidad y del que carecieron por tanto tiempo. La planta para la fabricación de hielo artificial que ocupa un edificio anexo de 60 x 30 pies, está dotada de un compresor Hércules de válvula simple y una máquina vertical Sa¬fety de 15 caballos de fuerza, además una caldera tubular de 20 caballos. La planta sólo funciona seis meses en el ano, elaborándose igualmente hielo para el invierno, el que se almacena en refrigeradores apropiados al efecto. El producto diario es de dos toneladas, y el hecho de que esta maquinaria sólo funciona cuando está en acción, la que produce la luz eléctrica, hace que el costo de producción de aquel artículo, sea relativamente corto. Constantemente se tiene en depósito un completo surtido de materiales y útiles para el servicio en un almacén de alumbrado eléctrico que mide 15 pies de ancho por 20 de largo, cuyo edificio se halla bajo el inmediato manejo de un tenedor de libros y sus ayudantes respectivos. El Sr. Carlos F. Escovar, enérgico y laborioso propietario de tan importantes empresas, nació en el puerto de Mazatlán, Sinaloa, en donde recibió su educación primaria, habiéndolo enseguida enviado sus padres al Colegio Stonyhurst, en Inglaterra, en donde continuó sus estudios hasta la edad de 18 años; muy pronto ingresó a la Real Academia de Minas e Ingeniería de Berlín, Alemania, en donde permaneció por espacio de cuatro años, completando su educación técnica. De ahí emprendió un viaje de práctica por las principales poblaciones de Europa y Estados Unidos, especialmente por los distritos mineros y manufactureros, el cual le ha sido de tanta utilidad para la explotación de sus intereses. En 1892 volvió a Mazatlán, en donde empezó a colaborar con el Sr. su padre, D. Jesús del mismo apellido, propietario de las empresas de gas y líneas urbanas de tranvía que existen aún en la ciudad de Mazatlán, ayudándolo eficazmente en el manejo de las propiedades que dejamos apuntadas.

En mayo de 1894 emprendió un viaje a la ciudad de Culiacán con objeto de obtener del Gobierno del Estado una concesión para establecer un plantel de luz eléctrica, y anduvo (con) tanta felicidad que al cabo de un mes de eficaces esfuerzos, consiguió el objeto de su viaje, concediéndosele la concesión solicitada con fecha 14 de junio de 1894, y en menos de un año, la ciudad y sociedad de Culiacán empezaron a usar el alumbrado eléctrico, teniendo el Sr. Escovar el orgullo, digámoslo así, de ser ésta, la primera empresa en su género en Sinaloa, fundada por un mexicano.

La planta para la manufactura de hielo la obtuvo comprándola a un americano, William Young, quien no pudiendo atenderla con la debida eficacia se deshizo de ella. El señor Escovar, combinándola con la maquinaria de la luz eléctrica ha obtenido de ella resultados muy satisfactorios para la sociedad de Culiacán. El Sr. C. F. Escovar tiene intereses mineros en la Cía. Minera de Pánuco, cuyas oficinas están en Mazatlán, en la Compañía de Minas Hidalgo y Anexas, La Compañía Proveedora, etc., etcétera. Antes de terminar, debemos añadir que con frecuencia oímos grandes elogios del espíritu de empresa de los americanos, y muy raramente del de nuestros compatriotas, pero el adagio antiguo de que «la excepción confirma la regla» está demostrando una vez más en el caso comercial del Sr. Escovar, y los ciudadanos de Culiacán deben regocijarse de tener en su seno un miembro tan activo y enérgico como el de quien nos venimos ocupando, y él debe verdaderamente ser considerado como uno de los jóvenes mexicanos de que México tanto necesita.

Luz Salmón

La casa de comercio más antigua en Culiacán y una de las que merecen especial mención en esta revista del Estado de Sinaloa es la del Sr. Luz Salmón. Los departamentos de ventas y almacenes que se hallan en tres distintos edificios, están bien abastecidos de mercancías de todas clases, tales como géneros, efectos de lujo y fantasía, ferretería, abarrotes, licores, puros y cigarros, cervezas de varias marcas, nacionales y extranjeros, loza y cristalería y en general todo lo que puede constituir un establecimiento comercial. El despacho se hace al por mayor y al menudeo, y cada año se nota palpablemente el aumento en las transacciones y utilidades obtenidas, y la fuerza de empleados, en número de 20, que atienden a ambos despachos, atraen al público con sus modales corteses y urbanos. La casa se ocupa con especialidad en la compra y venta de cereales y productos de agricultura contando siempre con grandes existencias de aquéllas. Bajo la hábil dirección del Sr. Luz Salmón, se ha hecho notable el progreso de esta casa comercial, tanto por la honorabilidad en todas las transacciones, cuanto por el método con que aquéllos se han llevado a cabo, contribuyendo esto al completo éxito de la firma. El Sr. Salmón es agente de varias compañías mineras en el estado y en el de Durango, y suministra toda clase de datos relativos a este ramo; es un cumplido caballero y uno de los ciudadanos más progresistas del estado.

Hotel La Lonja

Uno de los hoteles más populares de Culiacán, es el del nombre que lleva el encabezado y que fue establecido hace ya algunos años. En el mes de agosto de 1897 los señores Martín Serrano y Refugio Re¬yes se hicieron propietarios; bajo su buen manejo el hotel ha obtenido simpatías y popularidad con el público turista. El hotel está bien amueblado, con veintidós cuartos, en el piso bajo, un comedor amplio, con servicio de lo mejor, cocina excelente. En el mismo piso, contiguo a ésta, la cantina y billar donde se encuentran toda clase de vinos, licores, cerveza y puros importados (directamente). Los señores Serrano y Reyes, propietarios progresistas, se esmeran en procurar las comodidades a sus clientes y son muy populares por todo el estado de Sinaloa. El Sr. Martín Serrano es también dueño de algunas propiedades mineras en el distrito de Badiraguato, el cual es muy rico en oro. Solicita correspondencia con compañías mineras que procuren propiedades en este distrito, el más rico del estado de Sinaloa.

Fábrica de tejidos El Coloso

El Coloso fue fundado en 1850 y su actual dueño es el senador don Joaquín Redo. El edificio ocupa una extensa área de forma cuadrada con dos prolongaciones en forma de L y está construido en ladrillo y piedra. Contiene los departamentos siguientes: el de desmotar algodón, las aventadoras, los salones de hilar y de tejer, las urdideras, los cuartos de encolado, de pulimento y los de almacenaje, todos ellos bien equipados con la maquinaria más moderna, y tiene 120 telares en la actualidad. Están empleados allí 220 personas de ambos sexos, a quienes se les da asistencia médica gratis. El algodón que se usa viene de Sinaloa, Sonora, Guerrero y del estado de Texas, Estados Unidos, y se emplean más de 200 toneladas anuales; la producción anual de la fabrica es de 50 000 piezas, con 30 yardas cada una, y las clases son Oxford, manta, géneros para toallas y géneros de color, que tienen gran demanda en los estados de Sinaloa, Sonora y en la Baja California. La fábrica tiene motores de vapor y es una de las mejores equipadas en su clase. En caso de accidente se tienen piezas de reposición para la maquinaria. Hay también un cuarto de maquinas y una herrería muy completes, además de una fragua y de un taller de carpintería para hacer todo lo que se necesita en la fábrica.

 

Fábrica de azúcar La Aurora

La Aurora reclama con orgullo la distinción de haber sido la primera fábrica de azúcar establecida en el estado de Sinaloa, habiendo sido fundada por el senador Joaquín Redo en 1876. El espacio ocupado por esta fábrica comprende un gran edificio de 200 por 120 pies de superficie y está completamente equipado con la maquinaria más moderna, teniendo un techo al vacío, de doble efecto, para la manufactura de azúcar. La fabrica produce más de 750 000 libras de azúcar, además de 500 barriles de aguardiente cada año y emplea 250 personas. Las tierras que cultiva esta fábrica tienen 170 hectáreas. Ambas fábricas están administradas por el Sr. Joaquín Redo, hijo. Su padre, el Sr. Joaquín Redo, de la ciudad de México, ha representado a varios estados de la República como senador en los últimos treinta años y es uno de los hombres de Estado más prominentes de México.

Luciano de la Vega

En ningún ramo del comercio hay mayor necesidad de proteger casas honradas y de confianza, que en el de las tiendas mixtas en general. Una de las casas de más representación en este ramo en Sinaloa ha sido durante muchos años la del señor Luciano de la Vega, quien estableció este negocio hace más de 15 años. El local en la calle del Comercio está completamente provisto de una gran variedad de géneros y telas, géneros para vestidos, miscelánea, ropa de hombres y de señoras, ferretería, abarrotes, vinos, licores y cigarros. También hay allí una gran fábrica de cigarrillos de la marca La Reforma que es la favorita del público. El Sr. de la Vega nació en Culiacán y es uno de sus más ricos ciudadanos, con grandes propiedades raíces, tierras, minas y ganado en Sinaloa. También es dueño de algunas minas en Birimoa, estado de Durango.

Miguel Ponce de León

La Botica Alemana quedó abierta al público por primera vez, el día 20 de mayo de 1859, y en 1891 se hizo cargo de ella el actual propietario, Sr. profesor Miguel Ponce de León, joven activo, ilustrado, y de cualidades propias para el ejercicio de su profesión. El establecimiento se halla en la calle de Rosales No. 2, teniendo un variado surtido de productos químicos y farmacéuticos, medicinas de patente, artículos para tocador, perfumería y útiles para ensaye. Se tiene especial cuidado en la preparación de recetas, contando el establecimiento con un laboratorio completo, dotado de todas las mejoras conocidas hasta el día. El Sr. Ponce de León es socio corresponsal de la Sociedad Mexicana de Historia Natural, habiendo sido premiado con medalla en la Exposición Universal de Chicago de 1893, por la colección que presentó de resinas y gomas nativas. Dicho señor es uno de los ciudadanos más emprendedores de Culiacán y uno de sus miembros más apreciables.

Botica Mexicana

Esta botica fue fundada en el año de 1880 por el Sr. Ignacio C. Villarroel. Tiene especial esmero para el despacho de recetas; buen surtido de artículos de tocador, medicinas americanas de patente, etc., etc. Está situada en la calle de Rosales No. 10, en Culiacán.

La Bohemia Sinaloense

Entre las publicaciones periódicas con que cuenta Sinaloa, La Bohemia Sinaloense es sin duda una de las más importantes. Es una revista literaria, única en su género en casi toda la costa occidental de la República; su impresión es limpia y correcta, contiene artículos y poesías selectos, y su redacción y colaboración está formada por los escritores más distinguidos del estado. La Bohemia fue fundada el 15 de septiembre de 1897, y es el primer periódico de su índole que ha aparecido en Sinaloa. El director de la publicación es el joven Julio G. Arce, y secundan eficazmente al señor Arce, los jóvenes Bonilla, Elenes-Gaxiola, Gastélum, Medina, Verdugo Falque, Arciniega Ledes, y algunos más. También cuenta La Bohemia con una notable escritora, la inteligente Sra. Haydée E. de Félix Díaz, que firma sus producciones con el pseudónimo de Cecilia Zadi.

 

Compañía ciclista de Earl J. Griswold

Esta es la única casa en Culiacán, que gira en el ramo de bicicletas.

Está situada en la calle de Rosales, y tiene establecido un servicio especial para arrendar bicicletas por hora, día o semana. El Sr. Griswold es un caballero muy popular en Culiacán y es muy empresario.

La Voz del Pueblo Leopoldo de la Vega y Cía.

Este establecimiento, el primero en su género del comercio de Culiacán fue fundado en 1895 bajo la inmediata dirección y administración de Leopoldo de la Vega, y disfruta en la actualidad del mérito que da a cualquier negocio, la buena fe en sus transacciones. El local ocupado por esta casa comercial es espacioso y dotado de las comodidades requeridas para la cómoda inspección de sus existencias, que consisten en mercería fina y corriente, géneros, provisiones, loza y cristalería, artefactos de fierro y depósito de toda clase de esquilmos, ramo, panocha (del Taporal) la más afamada en el estado, azúcar, frijol, maíz, queso, carne seca, harina; y los mejores vinos de la Crown Destilerías Company, de San Francisco, Cal. Cuenta con dos sucursales, una en esta ciudad en la plaza del Mercado, y otra en Tamazula, estado de Durango. La casa tiene también en explotación, una gran fábrica de cigarros donde se elaboran 4 500 000 cajetillas anuales. Esta fábrica se denomina La Reformada y para la elaboración de sus productos sólo emplea las mejores marcas de tabacos conocidos y emplea asimismo artesanos de conocida fama en número de 80 personas de ambos sexos.

El hecho de que los señores dueños de La Voz del Pueblo han observado una honradez comercial digna de mención, hace que los negocios de la misma progresen cada día más, contribuyendo esto notablemente a presentar un futuro próspero para sus dueños.

Los Sres. Alberto y Leopoldo de la Vega, padre e hijo respectivamente, que forman la firma de la casa, son bien conocidos y justamente apreciados por la sociedad de Culiacán, reconociéndose en ambos a hombres de empresa, honor e integridad. El Sr. Alberto de la Vega, ha estado dedicado a sus negocios personales por más de 30 años, y es dueño de grandes terrenos.

 

José María Murillo

La casa comercial, propiedad del caballeroso joven, con cuyo nombre encabezamos estas líneas, lleva cinco años de establecida, notándose que a medida que éstos pasan aumentan también las transacciones mercantiles de la misma. La finca ocupada por esta casa comercial, se halla en la calle del Comercio, y se trafica en géneros, efectos de fantasía, cristalería, loza y abarrotes; y en general se encarga de toda clase de comisiones mercantiles. El despacho está perfectamente atendido por seis dependientes que por su decencia y corteses modales se captan las simpatías del público. El Sr. Murillo es originario de la ciudad de Culiacán y siempre toma un interés muy activo en todo lo que pertenece al bienestar y progreso del estado, y en él cuenta la ciudad de Culiacán uno de sus miembros más activos y emprendedores.

Hotel del Ferrocarril

Este hotel es el principal de Culiacán. Está situado en la calle de Rosales y cerca del teatro, del palacio de gobierno y de otros lugares de interés. Su propietario, Juan Radovich, se estableció en negocios en 1891 y ha tenido muy buen éxito. El ferrocarril es un gran edificio de ladrillo y piedra, de dos pisos, con un hermoso patio en el centro, y al mismo tiempo está siempre lleno de preciosas flores y palmas. La casa contiene cuartos para 25 huéspedes, muy bien amueblados, amplios y bien ventilados y todos alumbrados con luces eléctricas. El comedor esta bajo la vigilancia especial del Sr. Radovich. La cantina y billares están bien provistos, y en aquélla se pueden encontrar toda clase de refrescos. El Sr. Radovich es natural de Herzegovina y ha vivido en Sinaloa desde 1882. Habla inglés, español e italiano, y es muy agradable con sus huéspedes. Su dirección cablegráfica es «Radovich», Culiacán, Sinaloa, México.

 

Los Sres. Vidales y Guerra

 

Los citados caballeros establecieron en 1895 su popular Botica Nueva en la calle del Comercio. La botica está muy bien provista con un surtido completo de drogas puras, sustancias químicas y medicinas de patente, así como con artículos de tocador. El departamento de recetas está a cargo del Sr. Eulogio Guerra, farmacéutico recibido en el Colegio Rosales. El Dr. Andrés Vidales, de la Facultad de Guadalajara es un entendido médico y tiene una numerosa clientela.

Alberto Castro

La Botica Nacional en la calle del Refugio, tiene un gran número de parroquianos, debido a la excelente calidad de las medicinas que allí se venden. Esta botica se estableció hace más de dos años y tiene un buen surtido de medicinas puras, sustancias químicas, medicinas de patente, artículos de tocador, etc., y se tiene especial cuidado en el despacho de recetas. El señor Castro es un farmacéutico titulado.

Justino Pozo

Comerciante y comisionista, está radicado en la calle del Comercio No. 16, en Culiacán. Su casa, establecida en 1885, tiene un inmenso surtido de ferretería, abarrotes y efectos del país. Todo de la mejor calidad. Seis de sus empleados recorren constantemente el estado de Sinaloa para atender a sus numerosos clientes.

Estos caballeros tienen una gran tienda de abarrotes, vinos, licores, ropa y efectos del país. Sus precios son los más bajos en la ciudad, y sus efectos los de mejor calidad. Dicha tienda está situada en la calle del Refugio No. 11, en Culiacán.

Ildefonso D. Velasco

El Sr. Velasco ha estado en negocios en Culiacán desde hace más de diez años y su metódico sistema le ha traído la estimación del público. El establecimiento de la calle del Refugio contiene un elegante surtido de géneros comunes y de fantasía, géneros para vestidos, sedas, listones, rasos, artículos de fantasía, ropa para señoras y caballeros, calzados, etc. Dependientes entendidos se ocupan constantemente en atender y complacer a los parroquianos. El Sr. Velasco es uno ‘de los hombres de negocios más emprendedores de Culiacán y es bien conocido por su honradez e integridad en todas sus transacciones.

Enrique H. Hoyes

Una de las tiendas de mercancías en general más populares de Culiacán es aquella de la que es propietario el Sr. Hoyes, situada en la calle del Refugio. En ella puede comprarse todo lo relativo al ramo de géneros, de artículos de fantasía, ropa de hombres y de señoras, abarrotes, vinos, licores, cervezas y cigarros por mayor y menor. El señor don Enrique H. Hoyes nació y recibió su educación en Guadalajara.

Ferrocarril Occidental de México

La línea de ferrocarril de Culiacán a Altata fue establecida por decreto de 16 de agosto de 1880, que fue modificado varias veces. La compañía se llamó entonces de Sinaloa y Durango y el capital fue suscrito en Boston, en donde se organizó la compañía según las leyes de Massachusetts. La línea se abrió al tráfico en 1883, llegó hasta Culiacán y fue puesta en operación por una compañía de Boston, hasta 1890 en que fue traspasada a una compañía de Londres bajo el nombre de Ferrocarril Occidental Mexicano, que es la que dirige ahora la línea. En vista de que el pequeño ramal de Culiacán a Altata apenas pagaba los gastos, la compañía de Londres hizo arreglos para aumentar el número de vapores que tenía en la costa. La flotilla de la compañía consiste en los siguientes vapores: Manzanillo de 475 toneladas, Guaymas de 437 toneladas, Porfirio de 80 toneladas, Altata de 111 toneladas, que corren de Guaymas a San Benito, tocando en todos los puertos intermedios. El señor G. R. Douglas ha sido el administrador general desde 1886. Los principales propietarios de las líneas de ferrocarril y vapores, son los Sres. R. R. Simon y S. Camacho.

Federico del Río

Este caballero español estableció el año 1894, una agenda de negocios en Altata, que goza a la fecha de envidiable crédito. Se dedica a toda clase de comisiones de carácter mercantil, y es consignatario del vapor americano Curazao, de la Pacific Coast Steamship Co., de la mayor parte de los vapores costeros y de todos los barcos de vela sin excepción que se dedican en el litoral al cabotaje.

Astorga Hnos., sucesores

Estos Sres. establecieron en Culiacán, en el ano de 1887, una casa de comisiones donde tienen el más completo surtido de ropa, artículos de fantasía y del país, y los realizan a precios escandalosamente bajos.

Santiago Placencia

Tiene una relojería y joyería situada en la calle de los Artesanos, en Culiacán. En ella hay los más finos relojes suizos y americanos, y un completo surtido de joyería fina y corriente. Sus trabajos son garantizados y sus precios muy moderados.

Pedro Tamayo

Esta casa, establecida en 1896 en Culiacán, calle del Refugio, es famosa por su espléndido surtido de ropa, efectos de abarrotes, vinos, licores, puros y artículos de fantasía.

Haciendas e Ingenios

Navolato

La gran fábrica de azúcar y licores de todas clases, cuyo nombre sirve de encabezamiento a este artículo, se halla situada en la naciente ciudad de Navolato, distrito de Culiacán, a 31 km del puerto de Altata e igual distancia de la capital, sobre la vía del Ferrocarril Occidental.

 

Las dos grandes condiciones con que cuenta para ser un lugar ideal para una empresa manufacturera son: agua en abundancia y terrenos inmensos de fácil cultivo. Estos últimos comprenden una extensión de 35 000 acres, habiendo en ellos agua suficiente para regar 50 000. Este riego se hace por un canal de irrigación moderno que puede dar 14 metros cúbicos de agua por medio de dos bombas centrífugas que surten 8 000 galones de agua cada minuto. En sólo una parte de los terrenos de que se habla sólo se cultiva en la actualidad la caña de azúcar, pero se pueden obtener resultados altamente satisfactorios cultivándose algodón, maíz, frijol y trigo.

La caña en esta parte del territorio sólo requiere dos riegos en la estación: los cereales, solamente uno.

La caña produce 40 toneladas de azúcar por acre de plantío con un costo de un peso al año por cada acre.

En la actualidad se cultivan 1 700 acres de plantío, dando por término medio 40 toneladas de azúcar por cada acre.

Acaba de establecerse un cercado de alambre que tiene más de 9 000 metros, y en lo general la plantación se encuentra en un estado bonancible, no habiéndose descuidado ni el más insignificante detalle que pudiera ser de alguna importancia.

El hecho de que la ciudad Navolato es la estación más importante del Ferrocarril Occidental, con excepción de los extremos, hace que se faciliten mucho las operaciones de transportes y embarques, pues los productos de la fábrica pueden entregarse en Culiacán o Albato a las dos horas de haberse embarcado en los trenes para su envío.

 

A pocas varas de la vía se halla la fábrica de azúcar, edificio de ladrillo y piedra que mide 200 varas cuadradas, completamente dotada de la maquinaria más moderna conocida y con una capacidad de 300 toneladas de azúcar por cada 24 horas. Cerca de este edificio se halla el de destilación de alcohol y licores finos, el único en su especie en toda la República en donde se elaboran más de 30 variedades de los mismos, superando en condición y pureza a muchas marcas conocidas.

En el bien surtido almacén de la compañía se puede ver constantemente un grande y variado surtido de cajas de Coñac, Oporto, Jerez, Angélica, Vermouth, Chartreuse, Amargo de Damiana, Cordiales, etc., etc., cuyos productos encuentran pronta realización en los mercados de Sinaloa, Sonora, Baja California y en los de los lugares principales de toda la costa del Pacífico.

Si se quisiera hacer una relación de todo lo que comprende la hacienda La Primavera, se necesitaría un libro de mayores dimensiones que el nuestro, pero basta decir que en los diversos departamentos de la misma se emplean de 900 a 1 000 trabajadores, 400 acémilas, 60 carretas, un tranvía que atraviesa todo el plantío de caña; tiene en operación 100 plataformas para el acarreo de los productos al molino, el que puede triturar 600 toneladas de caña diariamente y mandarse el residuo como combustible; doce calderas de vapor de 1 000 caballos, fabrica de cepas y taller para aserrar, dos destiladores de alcohol, planta de luz eléctrica para la fábrica y la ciudad, maquinaria para la manufactura de azúcar cúbica que tiene una capacidad de 20 000 lbs diarias; actualmente se construye un departamento nuevo para destilación el cual tiene 3 pisos; hay en la ciudad 300 casas para empleados, etcétera.

La población de Navolato está situada de manera a llamar la atención: una hermosa avenida de 100 pies de ancho por más de una milla de largo, y formada por frondosos árboles y millares de plátanos, une las fábricas a la ciudad estando dividida en lotes de cien varas cuadradas, los que hace 5 años podían comprarse a $ 10 ahora tienen un valor estimativo de $ 700, lo que comprueba con la lógica de los mineros el progreso y adelanto obtenidos en la ciudad de Navolato.

Inmediata a la hacienda hay igualmente una hermosa huerta de árboles frutales entre los que se cuentan 2 000 naranjos en fruto, 30 000 plátanos y 200 higueras; además mangos, guayabos manzanos, ciruelas y aguacates en profusa variedad.

Topográficamente hablando, Navolato reúne mejores condiciones para la exportación de azúcar que Honolulú, las Islas Sándwich o Cuba, pudiéndose, en consecuencia, hacer en los mismos Estados Unidos, la competencia a los productos de aquellos lugares, no sólo en virtud de la baratura de producción, sino por el hecho de que los fletes de Navolato a San Francisco son sólo de $ 3 por tonelada, y tomándose en consideración que los gastos se hacen en plata mexicana, y las ventas son en oro.

 

Si todos los terrenos de Navolato se pusiesen en explotación, con facilidad se obtendría un producto de 50 000 toneladas de azúcar en cada zafra, pudiéndose así hacer una guerra sin igual a la Unión Azucarera de los Estados Unidos.

En la actualidad sólo se venden los productos de Navolato a los estados de Sonora, Durango, Chihuahua y a Baja California, así como a otros puntos de la costa del Pacífico, y la utilidad que se obtiene bastaría para los gastos de producción de 30 000 toneladas anuales como ya hemos dicho.

Los propietarios, Sres. J. Almada y Hermanos, han invertido en esta colosal empresa un capital de más de dos millones de pesos, y no han omitido ningún gasto para llevar a cabo cualquier mejora necesaria, dando por resultado que su negocio sea en la actualidad el más importante bajo el punto de interés manufacturero de todo el Estado.

Hace 5 años Navolato era sólo un pequeño lugar sin importancia de ninguna clase, y debido al espíritu progresista y emprendedor de los hermanos Almada es ahora una floreciente población de más de 2 000 habitantes, y sus terrenos adyacentes se encuentran en un estado de cultivo y utilidad que deja satisfechas las aspiraciones de sus poseedores.

Para que el lector pueda formarse una idea exacta del espíritu emprendedor y perspicaz comercial de los hermanos Almada, diremos que en 18%, cuando el maíz, artículo de Ira. necesidad para la gente pobre, se vendía a 50 centavos el quintal en todo México: La Primavera necesitaba operarios; para atraer a éstos, los Sres. Almada hicieron saber por avisos a todo el estado, que ellos vendían maíz a sólo 25 centavos fanega, dando por resultado que a los pocos días tenían el número de jornaleros requeridos. A hombres como estos debe México llevar en futura grandeza, y lo que ellos han hecho en el pasado servirá para que otros lo imiten en el futuro.

Inzunza Hermanos & Cia.

Una de las haciendas de Sinaloa que emplean maquinaria de vapor es la de Tres Hermanos, de los Sres. Inzunza Hermanos y Cía. Esta hacienda tiene una planta completa para la manufactura de la panocha, de aguardiente mezcal, ixtle, y también un molino de harina. Toda la maquinaria es de modelo moderno y movida por vapor. Los Sres. Inzunza tienen tierras en cantidad suficiente para cosechar grandes cantidades de maíz, trigo y frijol. La capacidad de la hacienda es de 1 000 000 de plantas de mezcal.

 

Hacienda Pericos

La hacienda Pericos fue establecida hace más de doscientos años por los antepasados de los dueños actuales, Sres. Guillermo y Pablo Retes y Sres. Inés y Melesio Peiro, todos ellos viviendo en elegantes residencias en la población de Pericos, y muy bien conocidos por su hospitalidad y verdadera cortesía, caballeros en toda la extensión de esta palabra de la que tanto se abusa. La hacienda ocupa más de 200 000 acres y está en buen estado de cultivo, una parte conteniendo poco más o menos 400 000 plantas de mezcal de donde se extrae el aguardiente nacional; hay dos destilerías muy completas cuyo producto asciende a varios millares de galones al año.

El resto de sus productos son trigo, maíz, lechuguilla, heno, frijol y varias clases de frutas. Cerca de 10 000 libras de queso se fabrican cada año. La marca Mezcal Pericos es conocida por todo Sinaloa como siendo el mejor mezcal que se fabrica en México, tanto por su pureza como por su buena calidad. Estos Sres. son dueños también de dos grandes y bien provistos almacenes en donde cualquier cosa puede ser comprada. Hay aquí una espléndida iglesia que fue construida por sus antecesores, y dos escuelas muy buenas para niños y niñas. En las tierras propiedad de estos Sres., hay capas bien distintas de mineral de cobre que sólo aguardan la llegada de un minero experimentado para convertirse en bonanzas. El Sr. Peiro tiene gran parte en la famosa mina de plata Los Cuates, que contiene 11 pertenencias; está situada en el distrito de Badiraguato y está de venta.

 

Para concluir podemos decir que cualquiera que tenga la fortuna de ser favorecido con la hospitalidad de los Sres. Peiro y Retes jamás olvidará el tiempo tan agradable que se pasa al lado de tan amables y verdaderos caballeros, como es difícil encontrar en otra parte.

 

Fábrica de Azúcar La Florida, Ahome

Zakany Sucesores

 

Este ingenio tan floreciente fue fundado hace doce años por el difunto Sr. Stephen Zakany, y desde 1893 ha estado administrado por su hijo, el Sr. José Zakany, quien fue educado para los negocios en Berkeley College, California. El ingenio abraza una extensa área plantada de caña de azúcar principalmente; contiene también 2 500 árboles de naranja y se ha intentado sembrar café. Si el gobierno diera una prima para la plantación de café en el estado, estimularía su cultivo e inauguraría una industria prácticamente nueva y que tendría un gran valor en el futuro. En el ingenio de La Florida hay 2 000 árboles cargados de café de superior calidad, igual al mejor café que jamás ha probado el que esto escribe, y ciertamente importaría que el gobierno de Sinaloa considerara cuidadosamente la industria de este cultivo y la ayudase todo lo que pudiera, pues una protección apropiada en este momento resultaría indudablemente en una permanente mejora para Sinaloa, y muy pronto, esta protección haría que se cultivasen grandes cantidades de terrenos que en la actualidad están improductivos.

Esta fábrica de azúcar esta movida por vapor y equipada con maquinaria de azúcar la más moderna, importada de Hamburgo, Alemania. Se fabrica una clase superior de azúcar en cubos, la cual encuentra un mercado magnífico en México, mientras que el azúcar en bruto es exportada a los Estados Unidos. Hay empleados allí 350 hombres durante la zafra y 100 hombres constantemente. El riego se hace por medio de diques, y el agua se toma del río del Fuerte, que pasa por el ingenio. El Sr. José Zakany, el activo administrador, es uno de los caballeros más agradables que el escritor de esto ha tenido la fortuna de conocer. Es cortés y hospitalario y un verdadero caballero, a quien sería bueno que cierta persona (siento decir que es un americano) que tiene a su cargo el ingenio de El Águila, Ahome, debería imitar.

 

 

Tomado de: Sinaloa ilustrado; El Estado de Sinaloa, Sus Industrias Comerciales, Mineras y Manufactureras, Gobierno del Estado de Sinaloa, México, D.F. 1980.

 

Ingenio La Primavera y El Tacuarinero
Ingenio azucarero La Primavera en Navolato cargando producto al Ferrocarril Occidental de México «El Tacuarinero»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *