La Constitución Política de México 1917 en Sinaloa

Historia de Sinaloa México

 

 

LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA MEXICANA DE 1917 EN SINALOA

 

Desde que Felipe Riveros (gobernador) abandonó el estado en octubre de 1914, Carranza nombró gobernador provisional de Sinaloa al ingeniero Manuel Rodríguez Gutiérrez, cuya administración se caracterizó por la importancia concedida al problema agrario y por los intentos para resolverlo. En efecto, el gobernador estaba convencido de que la rebelión de los indígenas mayos tenía como raíz el despojo de las tierras comunales y concibió un plan de reforma agraria para responder a las demandas de todos los campesinos sinaloenses. El re parto de tierras se inició el 20 de julio de 1915 en favor de los campesinos de Tepuche, conforme a la ley agraria expedida por Carranza el 6 de enero de aquel año, y siguiendo el ejemplo de diversos jefes constitucionalistas que otro tanto habían hecho en diversos estados. Sin embargo, los terratenientes de Sinaloa vieron con desagrado los planes y procedimientos del gobernador Rodríguez Gutiérrez y pidieron a Carranza que lo retirara del estado, con el pretexto de que era coahuilense, como efectivamente se llevó a cabo en marzo de 1916. Sucesivamente se encargaron de la gubernatura provisional de Sinaloa: Isauro Ibáñez (marzo 21 a abril 31 de 1916), general Ángel Flores (mayo 1° a octubre 22 de 1916), general Manuel Mezta (octubre 22 de 1916 a enero 7 de 1917), Ángel Flores (enero 7 a abril 24 de 1917) e Ignacio Pesqueira (abril 24 a julio 26 de 1917).

 

A mediados de 1916 Venustiano Carranza se dispuso a restablecer el orden constitucional en el país. Para ello ordenó la celebración de elecciones municipales (3 de septiembre) y suprimió el cargo de jefe político. El segundo paso fue convocar a un congreso constituyente para reformar la constitución de 1857 e introducir en ella los principios por los que habían luchado los revolucionarios. El 19 de septiembre se publicó la convocatoria que fijaba las elecciones el 22 de octubre y la instalación del congreso en la ciudad de Querétaro el día 1° de diciembre de 1916. Los representantes electos por el pueblo sinaloense fueron: Pedro Zavala por el distrito de Culiacán, Andrés Magallón por el de Mazatlán, Carlos M. Ezquerro por el de Concordia, Emiliano C. García por el distrito de El Fuerte y Cándido Avilés por el de Mocorito. El congreso realizó sus sesiones del 1° de diciembre de 1916 al 31 de enero de 1917, fecha en que dio por concluidas sus funciones y se firmó el texto constitucional que fue promulgado el 5 de febrero siguiente.

 

La obra legislativa de los revolucionarios consistió en reafirmar algunos principios liberales de 1857, como los siguientes: la nación mexicana constituida como una federación de estados libres y soberanos, sistema republicano de gobierno con división de poderes, la no reelección de presidente y gobernadores, los derechos civiles y políticos de los ciudadanos y las restricciones a la Iglesia y al clero en materia política. El artículo 3° de la nueva constitución instituía la educación primaria obligatoria y gratuita para todos los mexicanos, lo cual significó una innovación de profundos alcances sociales. Pero lo más trascendente de la obra legislativa fue definir —en contra del liberalismo— el papel del Estado en los asuntos económicos y sociales, principio que se encuentra expresado en los artículos 27 y 123.

 

El artículo 27 afirmaba el dominio original de la nación sobre las tierras y aguas comprendidas en su territorio, el derecho de la misma a transferir ese dominio en propiedad privada y a imponer a la propiedad las modalidades convenientes según lo pidiera la utilidad pública. También sentaba las bases de la reforma agraria y reservaba a la nación la propiedad sobre los yacimientos minerales del subsuelo. El artículo 123 enunciaba los principios legislativos sobre las relaciones laborales y definía los derechos fundamentales de los trabajadores. Campesinos y obreros mexicanos habían sido los soldados de los ejércitos revolucionarios; y en estos artículos constitucionales se expresaban las conquistas que estos amplios grupos de la población lograron a sangre y fuego. Sin embargo, faltaban muchas y muy arduas luchas para que los derechos conquistados se transformaran en realidad cotidiana.

Una vez promulgada la constitución se realizaron elecciones en los estados de la federación para la restauración de los poderes locales. En Sinaloa las elecciones se llevaron a cabo el 5 de junio de 1917 y el candidato triunfador, Ramón F. Iturbe, fue declarado gobernador constitucional el día 26 del mismo mes. Iturbe aún hubo de vencer algunos conatos de rebeldía antes de ejercer en plenitud el poder ejecutivo. El congreso del estado se dio a la tarea de reformar la constitución local según los lineamientos de la general de la República, que fue firmada y jurada el día 25 de agosto de 1917. Sinaloa entró así en el pacto federal renovado por todos los estados libres y soberanos, con el compromiso de reconstruirse a sí misma y a toda la nación, según los ideales de la Revolución triunfante.

 

Tomado del libro; SINALOA textos de su historia, Ortega, Sergio; López Mañón, Edgardo (compiladores), Gobierno del Estado de Sinaloa, Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, México, D.F., 1987.

 

Constitución Política Mexicana e 1917
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, portada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *