La iglesia en Sinaloa 1620-1779, obispado de Durango

Mapas de México

La iglesia en Sinaloa 1620-1779, obispado de Durango

 

La obra de la iglesia en México durante el periodo colonial estuvo a cargo de los obispos y de los párrocos que formaban el clero secular, o sea el que realizaba sus actividades en la comunidad, así como del clero regular, el que permanecía en el claustro.

Las parroquias establecidas en las provincias sinaloenses dependieron del obispado de Guadalajara desde el año de 1548 hasta 1620, cuando en este último año se fundó otro obispado con sede en Durango. Así continuaron hasta 1779 cuando se estableció otro obispado con territorio en las provincias de Sinaloa y Sonora. La ciudad de Arizpe fue la sede episcopal, el lugar en donde debía residir el obispo.

En el siglo XVIII, y donde abundaba la población española, existía una parroquia atendida por un cura clérigo, que dependía del obispado de Durango. Estas poblaciones eran: el real de minas del Rosario, el pueblo de Chametla, el pueblo de Maloya, la villa de San Sebastián, los reales de minas de Copala, Charcas y Cosalá, la villa de Culiacán, la villa de San Felipe y Santiago de Sinaloa, donde había además juez eclesiástico, y las villas de Montes Claros y de El Fuerte.

 

Fuente: SINALOA, tierra fértil entre la costa y la sierra, Monografía Estatal, SEP, México, 1982.

 

 

Obispado de Durango
Periodo de dependencia de la iglesia sinaloenses del Obispado de Durango 1620-1779

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *