La tarde es apacible, poema de Sixto Osuna

Poetas sinaloenses

 

De  Sixto Osuna

LA TARDE ES APACIBLE . . .

La tarde es apacible como un canto

pastoril que a los rústicos halaga;

el sol es ascua de oro que se apaga

entre mares profusos de amaranto.

 

Negro tachón de pájaros tardíos

sobre el azul de ráfagas inquietas.

En el confín imponen las siluetas

montes titanios y árboles umbríos.

 

Sonar de campanitas argentinas

entre el verdor risueño del boscaje;

trémolo de las aguas cantarinas

en el campo arenisco del paisaje.

 

La tarde va cegando sus fulgores

como alguna versátil dogaresa

que entre lirios y cánticos de amores

entornara sus ojos de turquesa.

 

Es el ambiente límpido y sonoro

aromado por floras enervantes,

y en el zafir de fuegos tremolantes

brontan los astros como abejas de oro.

 

Tomado de: Antología Sinaloense, Higuera, Ernesto, Ediciones Culturales del Gobierno del Estado de Sinaloa, Volumen I, 1958.

 

 

Tarde en Mazatlán Sinaloa
Atardecer en Mazatlán, Sinaloa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *