León Fonseca, personajes de Sinaloa

Personajes de Sinaloa

 

Don León Fonseca

 

Por Daniel Gámez Enríquez

 

León Fonseca nació en Agua Caliente de Zebada, municipio de Sinaloa, dedicándose muy joven a la agricultura en el poblado de La Choyita del mismo municipio. Construyó un empaque tomatero en un cerco llamado Los Ayales, debajo precisamente de dichos árboles y muy cerca de la vía del Ferrocarril Sud Pacífico de México, del municipio de Guasave, con la esperanza de conseguir que se hiciera una estación para exportar sus productos agrícolas a los Estados Unidos. Pronto logró sus propósitos, creando entonces importantes fuentes de trabajo. Fue esta región la más destacada en la siembra de tomate, pues ahí probaron fortuna agricultores griegos, que luego se cambiaron a Culiacán, como los Canelos, Crisantes, Gatziones, Kautroulares, Frikas, Davlantes, Gatsis y otros.

León Fonseca promovió la construcción de la carretera Guasave-Verdura y las escuelas Bamoa y Verdura, así como obras de agua potable, electricidad, centros de salud y otras obras sociales de importancia. Fue uno de los fundadores de la Asociación de Agricultores del Río Sinaloa Poniente, junto con don Fortunato Álvarez Gaxiola y Alejo Blancarte. Como buen horticultor tuvo años de bonanza, pero también malas temporadas. León Fonseca fue uno de los primeros en traer divisas a México. Al enfermar de cáncer se le trasladó a la ciudad de México para ser operado; le extirparon un pulmón por recomendación médica y se quedó en Guadalajara para que se acostumbrara a respirar con el pulmón que le quedaba. Estando internado, empezaron a llegar cheques provenientes de agricultores de Guasave, Culiacán y de los distribuidores de Nogales, Arizona, en plan de ayuda, pero no cobró ninguno: los regresó todos a sus remitentes, agradeciendo el gesto de solidaridad «porque no tengo con qué pagar ese dinero».

Cuando regresó a La Choyita, Santiago Wilson, su gran amigo, fue a visitarlo e intentó entregarle también una suma en efectivo, pero León la rechazó. Wilson sabía que lo necesitaba, por lo que al despedirse de su amigo entregó la cantidad a su esposa María, con la súplica de que León no se enterara. El cáncer minó su organismo y finalmente lo llevó a la tumba en 1948, no así la huella ejemplar que quedó entre los guasavenses para ser imitada. El sonado empaque de Los Ayales dio motivo a la erección de la estación del ferrocarril, la cual llamaron Estación Verdura, pero en pleno gesto de justicia, el nombre de Estación León Fonseca fue impuesto posteriormente al pueblo que fundó y está convertido actualmente en importante centro ferroviario.

 

Tomado del libro; Mis Tres Sinaloas; Gámez Enríquez, Daniel, COBAES, Culiacán, Sinaloa, 1995.

 

 

León Fonseca
Don León Fonseca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *