Los primitivos cazadores y recolectores del Sinaloa antiguo, historia de México

Historia de México

 

 

LOS PRIMITIVOS CAZADORES Y RECOLECTORES EN EL SINALOA ANTIGUO

 

Si se leen libros como Una visión del México prehispánico de Román Piña Chan o los primeros volúmenes de la Historia de México editada por Salvat, se encontrara en sus páginas un relato de las primeras y más antiguas manifestaciones culturales de las actividades de los hombres, pues de ellas de ocupa la prehistoria. Se apreciará también que esas actividades abarcaron miles de años y que atravesaron varios periodos de desarrollo.

La prehistoria de México empieza con los primeros cazadores nómadas que provenían de Norteamérica y penetraban en el territorio mexicano en busca de animales que cazar. A eso sigue la descripción de las actividades de los hombres recolectores y cazadores de animales pequeños que se transformaron, a su vez en agricultores, al descubrir como cultivar el maíz, la calabaza, el frijol y otras plantas. Así, el periodo prehistórico abarca los grupos anteriores a los pueblos sedentarios y agrícolas que crearon las ciudades del México prehispánico.

Arqueólogos como Otto Schondube o Román Piña Chan han escrito sobre la prehistoria de México tomando en cuenta las huellas materiales —utensilios de caza a restos de vasijas— que dejaron los primitivos cazadores y los recolectores, ya que es una etapa cultural que no cuenta con documentos escritos, crónicas históricas o leyendas que ayuden a reconstruir el pasado de los pueblos.

Esos investigadores no hallaron el mismo tipo de huellas de los hombres primitivos en todo el territorio mexicano. Eso se debe, primero, a que no en todas las regiones del país se han hecho suficientes excavaciones y, segundo, a que no todos los habitantes se dedicaron a las mismas actividades. La vida de los primeros hombres dependió mucho de la región que habitaban, y por eso en cada región geográfica se han localizado diferentes rastros de las actividades humanas.

¿Qué han descubierto en Sinaloa los arqueólogos, los antropólogos, los historiadores o las personas interesadas en la prehistoria? ¿Qué huellas dejaron de sus actividades los prime¬ros habitantes de Sinaloa? ¿Cómo fue la prehistoria?

Piña Chan señala que los primeros pobladores de México fueron llegando del norte en forma de pequeños grupos y que se dispersaron y asentaron en lugares propicios de Chihuahua, Coahuila, Sonora, Baja California, Tamaulipas y otros sitios del territorio en donde abundaban los animales de caza mayor.

Cuando avanzaron del norte hacia el sur cruzaron Sinaloa, que fue durante la prehistoria una especie de corredor geográfico por donde pasaban quienes provenían de Sonora o del suroeste de los Estados Unidos. También pasaron por Sinaloa aquellos que venían del centro de México o de Nayarit o Durango y que iban a Sonora o a la región norteamericana.

El arqueólogo Otto Schondube nos dice que ello sucedía hace alrededor de 14 mil años, cuando el clima era más frío y en los valles pastaban grandes mamíferos como el mamut, un antepasado del elefante que medía hasta tres metros y medio de altura, tenía la piel cubierta de pelos que lo protegían del frío y poseía dos enormes colmillos curvos que le servían para defenderse de otros animales y también de los cazadores que lo atacaban. Los cazadores primitivos andaban de un lugar a otro en busca del mamut y de otros animales más pequeños. Para cazarlos empleaban lanzas y flechas con puntas de piedra que previamente habían tallado o lasqueado para que penetraran con más facilidad en los cuerpos de los animales. Se refugiaban en cuevas donde mantenían el fuego encendido ya fuera para calentarse o para asar la carne de los animales que habían cazado. En esos refugios, donde permanecían corto tiempo, preparaban sus herramientas de piedra: puntas de flecha, cuchillos, raspadores, hachas, etc. También limpiaban las pieles y las arreglaban para que les sirvieran de vestido.

Mucho tiempo después, la fauna que los hombres acostumbraban cazar fue desapareciendo porque el clima se volvió más benigno. Esta circunstancia obligó a los hombres a combinar la cacería de animales pequeños con la recolección de plantas, raíces y frutos, y la pesca en ríos y lagunas. Estos hombres ya no vivían solo de la carne, sino también de plantas silvestres, que eran diferentes a las que ahora conocemos; sobre todo en tamaño eran más grandes.

 

Tomado del libro: SINALOA, tierra fértil entre la costa y la sierra, Monografía Estatal, SEP, México, 1982.

 

 

Los antiguos cazadores y recolectores en el estado de Sinaloa México
Los antiguos cazadores y recolectores en Sinaloa México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *