A Manuel Gutiérrez Nájera; poesía hecha en Sinaloa

Poesía hecha en Sinaloa

 

 

A MANUEL GUTIERREZ NAJERA

 

Por: Jesús E. Valenzuela

 

En algunos instantes de tu vida

vi el fondo de tu espíritu y el dardo

que emponzoñaba aun la honda herida

¡ oh mi príncipe azul, mi noble bardo!

 

¡Qué grande fuiste entonces a mis ojos!

¡Cuál ocultaste —al comprender de prisa

mi abrumadora pena— los enojos

bajo el fino cendal de la sonrisa!

 

Y más adentro, más, llevaste el duelo.

Para ti era el dolor… y el verso alado

hendió el espacio, al ascender al cielo,

como un iris de paz en el nublado.

 

Ah, nadie como tú pudo hasta ahora

hallar la frase inmaculada y pura

en que palpita, blanca soñadora,

riendo o sollozando la hermosura.

 

Nadie en diáfanas urnas de alabastro

guardar la esencia de su ser, divina,

como la luz del misterioso astro

que muerto ya los cielos ilumina.

 

Ceñiste triunfador la verde palma

a tu radiante juvenil cabeza,

sin un odio jamás dentro del alma

colmada de tu amor a la belleza.

 

Era tu corazón cáliz sagrado

de una flor por las hadas recogida

en místico vergel, cáliz llenado

por el amor inmenso de la vida.

 

La muerte no te hirió. Como quien sueña

la viste desatar los duros lazos

de tu dolor, y te llevó, risueña,

como un niño dormido entre los brazos. . .

 

Poeta de la luz y de las flores,

del bien y de los blancos ideales,

que bordaste tus versos de colores

para hacerte un sudario con sus chales;

 

cuando se abrió la tierra estremecida

a recoger tus pálidos despojos,

más blanca la gardenia, tu querida,

más encendidos los jancitos rojos;

 

los tersos tulipanes más morados,

las níveas margaritas más hermosas,

y los lazos de amor más apretados

y más ebrias de miel las mariposas.

 

más bellas las campánulas de oro

y más azul la tímida violeta,

perfumaron los versos que en un coro

alzó la Patria a su inmortal poeta.

 

¡Descansa en paz! Tu numen por el viento

vuela como Euforión en los arcanos

palacios del futuro pensamiento

con la lira de oro entre las manos.

1904.

 

Tomado de: Antología Sinaloense, Higuera, Ernesto, Ediciones Culturales del Gobierno del Estado de Sinaloa, Volumen I, 1958.

 

 

Manuel Gutiérrez Nájera
Manuel Gutiérrez Nájera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *