Aztlán

Historia de Sinaloa México

 

La mítica ciudad de Aztlán, lugar de donde partieron los Aztecas en busca de su destino, el historiador sinaloense Jesús Lazcano la sitúa en lo que hoy es el estado de Sinaloa, por lo que transcribimos el apartado a este tema de su interesante libro, El Chicomoztoc de Culhuacan, Editorial UAS, 1980:

 

 

A Aztlán, algunos autores lo sitúan en una isla en medio de un lago basándose en el Códice Aubín.

El Códice Aubín, así llamado en honor de su coleccionador, M. Aubín, un maestro francés que radicó en México por muchos años, por convencimiento de Boturini publicó entre otras cosas el Códice de 1576, que contiene en su original 79 hojas y en la reproducción 158. Los signos cronológicos son azules, y comienza con el ciclo de 52 años en las primeras páginas y sigue en 43 páginas la «peregrinación» hasta la fundación de la Ciudad de México. Este viaje es casi igual a la «Tira de la Peregrinación».

M. Aubín no publicó todos los códices y pinturas que llegó a reunir; algunas de sus publicaciones no han sido hasta ahora encontradas lo cual es una gran pérdida para el conocimiento de nuestros antepasados.

Volvamos al Códice Aubín de 1576. Recalcamos esta fecha, 1576, la cual nos indica que no es códice precortesiano, sino. redactado después de la conquista por autores indígenas, ya sea que reprodujeron códices que conocían o lo redactaron de nueva cuenta todo o en partes; el hecho es que es un códice postcortesiano y redactado 55 años después de la conquista cuando los códices originales habían sido destruidos y las versiones orales no eran ya completas, pues hay que anotar que los conquistadores españoles no solo destruyeron los códices, sino que acabaron con los tlamatini, (filósofos nahuatlacas), con los tlacuiloques (pintores náhoas de la primitiva escritura), y con los ancianos sabios conservadores de la tradición oral. Por lo tanto el Códice Aubín de 1576 es natural que contenga informaciones menos precisas que los códices originales y deformaciones ocurridas por la falta de información de primera mano.

El Códice Aubín sitúa a Aztlán en una isla lacustre. Historiadores que se basan en éste códice buscan, pues, un lago al Norte del Valle de México en que se podría encontrar Aztlán. Olvidan o desconocen: a) —Que el Códice Aubín, con ser un documento capital para el estudio de nuestra historia, no es precortesiano; b) —Que nuestros antepasados indígenas no tenían un conocimiento geográfico preciso; si por buscar este lago que un códice no auténtico nos relata y lo aceptáramos como cierto, es hora que aún anduviéramos buscando la Isla de California de que nos hablan los primeros exploradores españoles de la conquista y que ha resultado, como es sabido, que es una península. Si los primeros exploradores españoles, mejores geógrafos que los aztecas, se equivocaron al decir que la Baja California era isla, ¿por qué no deducir en este caso del Códice Aubín también un error al marcar en él un lago? c) —Y lo que es más importante: la «Tira de la Peregrinación” jeroglífico precortesiano, no señala un lago sino un golfo, bahía o estero.

Todos estamos de acuerdo en que la emigración de los aztecas fué de Norte a Sur; la emigración empieza en el Norte y termina en el Sur. Y al Norte (ver la «Tira»), de Culhuacan, Culiacancito, y muy cerca, en una isla en medio de un golfo está Aztlán.

Estudiando el próximo Noroeste de Culiacán, no encontramos ningún lago ni ahora, ni hace dos mil años. Encontramos una serie de esteros e islas en las costas del Golfo de California y en el territorio de los actuales Municipios de Angostura y Culiacán, que tienen las características propias para el establecimiento de tribus pescadoras, como era la azteca.

Son las Islas de Curvina, de Saliaca, de Garrapata, del Mero, de Baredito, Lobos y sobre todo las de Altamura y Tlachichiltic. Todas estas islas e islotes forman un conjunto geográfico en medio de un semi golfo muy bajo y arenoso formado por los esteros de Playa Colorado, Canal de Saliaca y Estero del Tule.

El Estero de Playa Colorada o de Altamura separa este conjunto de islas e islotes de la costa del Municipio de Angostura, tiene aproximadamente una anchura de 2500 metros y de muy poca profundidad.

La isla de Altamura, que significa al agua tlac abundancia, moloa circundar: Altlamoloa o Atlamoloa, que corruptamente en castellano es Altamura significa abundancia de agua por todas partes, tiene una superficie de unos 110 Kmts.2 y posee agua dulce; la Isla de Tlachichiltic o Tachichiltic de Tla tierra y chichiltic Colorado; Tierra iolorada, está separada de la de Altamura y de tierra firme por unos canales de unos 2500 metros de ancho y de fondo muy bajo y arenoso; tiene una superficie aproximada de unos 55 Kmts.2.

Considero que este es el ámbito lacustre, así malamente considerado por algunos historiadores, donde se encontraba Aztlán: La «Tira» en este caso es muy precisa. Aztlán se puede encontrar en una de las dos islas: Altamura o Tachichiltic.

Veamos la «Tira» pasando un río, dicen los historiadores, el Estero de Playa Colorada o de Altamura, los aztecas llegan a tierra firme y caminando un año, digamos de Alhuey (de Al agua y huey grande, agua grande o mucha agua pero no laguna), llegaron a Culhuacan. Hemos explicado en otra parte el sistema que seguían en sus emigraciones los náhoas, por lo cual un año para sembrar maíz, cosecharlo y llegar a Culhuacan, (Culiacancito), es un plazo prudencial y en esto también la «Tira» es exacta.

Ya tenemos en el año 648 de Nuestra Era a los Aztecas en territorio culhuaoano habiendo dejado atrás, al norte a Aztlán.

Otras versiones corren sobre la confusión del nombre. Algunos lo confunden con Aztlatán, en el Municipio de Acaponeta del Estado de Nayarit, que tiene igual significado que Aztlán.

No es la primera vez que un pueblo o tribu funda en distintos lugares y distintas fechas pueblos con nombres similares. Existen en nuestro país varios Pánucos y a nadie por esto se le ocurre identificar a Pánuco Tamaulipas con Pánuco Veracruz o Pánuco Sinaloa. Hay que estudiar los hechos acaecidos y el tiempo transcurrido para situar a cada quien en su lugar histórico.

Aztatlán, Nayarit, fue una réplica de Aztlán, Sinaloa; fundada por los aztecas en su emigración hacia el sur, rumbo al Valle de México; de igual manera que los cólhuas o culhuacanos después de que salieron de Culhuacan, Sinaloa, fundaron en el Valle de México otro Culhuacan. No es necesario aclarar que ambos Culhuacanes, al igual que Aztlán y Aztatlán tuvieron constantes comunicaciones entre sí hasta la época de la conquista española.

Aztlán era un pueblo de Pescadores, una tribu de costumbres lacustres que en su emigración se fueron estableciendo, no siempre, pero sí de preferencia en lugares de abundante pesca.

El alimento obtenido por la pesca diferenciaba la alimentación de los aztecas y por lo tanto los ayudaba a liberarse de las fuerzas de la naturaleza, al mismo tiempo que impulsaba su desarrollo intelectual, al proporcionarles a una dieta más rica en fosforo.

Hay que tomar en cuenta esta dieta alimenticia de los aztecas para poder entender más fácilmente su jerarquía de directores.

La lámina No. 4 que publicamos es de un fresco que representa un pueblecito de pescadores mayas, tornado del Templo de los Guerreros de Chichén-Itzá.

Nos sirve para dar una idea de lo que era sin duda Aztlán. Veamos esta lámina y nos imaginaremos cómo vivían los aztecas. Si trocamos los tocados típicamente mayas, así como los perfiles mayas de las personas, por tocados y perfiles náhoas, tendremos una pintura de Aztlán.

Veamos para ésto el principio de la «Tira»; ahí tenemos los personajes náhoas y sus tocados; las barcas son menos curvas y los remos son cuadrados en lugar de redondos como en el fresco maya.

Los mayas comerciaban activamente por mar con los pueblos ribereños del Golfo de México llegando hasta lo que hoy es Veracruz. Se han encontrado relaciones entre los mayas y los yaquis. En Nayarit se ha encontrado ceramica salvadoreña, de Centro América.

Un sabio soviético, Y.V. Knorósov, ha logrado descifrar y leer la escritura maya de América Central y sigue estos interesantes estudios. Cuando se comprenda la sicología de los mayas primitivos se podrá leer con el método Knorósov la historia escrita por los mayas de Yucatán y Centro América y podremos saber las relaciones de ellos con los pueblos del Noroeste de México.

 

 

 

mapa mexico, aztlán
Mapa México, ruta Aztlán-Tenochtitlan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *