Mis flores, poesía sinaloense, de Ángel Beltrán

 

Poesía de Sinaloa

MIS FLORES

 

De: Ángel Beltrán

 

Ayer era feliz; ayer estaba

cuajado el prado de aromosas flores,

flores benditas en que yo miraba

el emblema inmortal de mis amores.

 

En brazos de su lánguido quebranto

lanzaban por la noche sus querellas,

teniendo por testigos de su llanto

esas flores del cielo: las estrellas.

 

Cuando la aurora a desgarrar venía

de las tinieblas el sendal sombrío

las huellas de su llanto sorprendía

en las temblantes gotas de roció. . .

 

Olvidando después las quejas graves

disfrutaban mil púdicos excesos,

y les daban su cántico las aves,

y les daban los céfiros sus besos!

 

Y si en el orto relucir veían

del almo sol el rayo fulguroso,

en sus tallos con júbilo se erguían

para enviarle un saludo cariñoso.

 

La mariposa de pintadas alas

les llevaba el color de los boscajes,

y les brindaban sus preciosas galas

cumbres y frondas, nubes y celajes. . .

 

Así mis flores su apacible vida

saboreaban con cándido embeleso,

y al contacto del aura estremecida

nunca olvidaron el dulzor de un beso.

 

Sobre aquel esplendente panorama

que la desgracia por mi mal altera,

refulgían los éxtasis del que ama,

refulgían los sueños del que espera!

 

Más ¡ay! llegó el invierno. El cierzo frío

con su hálito letal hirió a mis flores,

y quedó para siempre el prado mío

sin perfumes, sin galas, sin colores. . .

 

Al contemplarlas hoy secas y mustias

no encuentra mi alma, si a buscar se lanza,

ni el más leve consuelo a sus angustias,

ni el mentido fulgor de una esperanza!

 

Tomado de: Antología Sinaloense, Higuera, Ernesto, Ediciones Culturales del Gobierno del Estado de Sinaloa, Volumen I, 1958.

 

 

Poesía Mis flores
Poesía «Mis flores» del sinaloense Ángel Beltrán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *