Municipios agrícolas, mapas de Sinaloa México

Mapas de Sinaloa México

Municipios agrícolas

 

Hablar de Sinaloa es hablar de agricultura. Desde la época prehispánica hasta el presente, el pueblo sinaloense ha vivido principalmente del cultivo de la tierra.

La entidad cuenta con el 3% del territorio nacional y posee el 18% de las aéreas bajo riego del país. La zona de los valles es en donde más se ha desarrollado la agricultura, en especial en el valle de Culiacán, en el valle de El Fuerte y en el valle de Guasave.

En 1940 se iniciaron las obras para abastecer de agua a las tierras de los pequeños agricultores y de los ejidatarios. Para satisfacer esa necesidad se llevaron a cabo diversas obras de irrigación, ya que en 1940 solo había 15 mil hectáreas de riego.

En 1941 se trabajó intensamente en la construcción de túneles y en las terracerías para la cortina de la presa Sanalona, sobre el río Tamazula; esta obra estuvo a cargo de la Secretaría de Agricultura y quedó terminada en 1947.

En los años siguientes se realizaron varias obras de acuerdo al programa de mediana y pequeña irrigación que se había elaborado. Estas obras de irrigación se llevaron a cabo en varios municipios del estado: El Fuerte, Guasave, Sinaloa, Culiacán, Rosario y San Ignacio. La presa de Jocolua y la planta de bombeo localizadas en el municipio de El Fuerte, fueron terminadas en 1948 y 1949 y sirvieron para regar donde se cultivaba algodón, nuez, ajonjolí y cacahuate.

En los municipios de Guasave y Sinaloa se pusieron en servicio para esos años el canal Bamoa y las plantas de bombeo Cruz Blanca y Cubiri de Capilla para aprovechar las aguas del río Sinaloa y poder regar una superficie de 12 mil hectáreas.

A finales de la década de los cuarentas también se inició en otras poblaciones la operación de varias plantas de bombeo que sirvieron para lograr una ampliación de las zonas de riego.

A partir de 1953 el gobierno procuró conservar y mejorar el funcionamiento de los sistemas de riego. La Junta Local de Irrigación incremento las obras de pequeña irrigación (plantas de bombeo, perforación de pozos, etc.), para que junto con las grandes presas y canales construidos por el gobierno federal, como la presa Adolfo López Mateos en el río Humaya que entró en operación en 1958, se formara un amplio sistema de cultivos de riego. Esta presa quedó completamente terminada en 1963; dos años más tarde la presa Miguel Hidalgo en el río Fuerte, y en 1967 la presa Josefa Ortiz de Domínguez sobre el arroyo de Álamos.

En 1967 se contaba con un total de 508 mil hectáreas de riego, además de otras obras para el control y uso de aguas broncas como la presa derivadora del río San Lorenzo, obras de pequeña irrigación en los municipios de San Ignacio y Escuinapa, y sistemas de bombeo que elevaron el área de riego a 600 mil hectáreas.

Las obras de irrigación más el auge en el reparto agrario y la realización de importantes obras de infraestructura, hicieron posible que a partir de 1940 se iniciara en Sinaloa un proceso sostenido de desarrollo agrícola. A principios de la década de los setentas, éste se completó con la instalación de plantas generadoras de energía eléctrica y un amplio programa de caminos vecinales.

Sinaloa dispuso en 1978 de 1 000 396 hectáreas de tierras aprovechadas en la agricultura. Un 75% de esas tierras se explotaron mediante sistemas de riego y un 25% mediante el de temporal.

Son aéreas de temporal aquellas que reciben la humedad por medio de la lluvia, están constituídas por altiplanicies y terrenos de mucha inclinación en zonas cerriles. Esta agricultura generalmente sólo tiene el propósito del autoconsumo. Se basa fundamentalmente en la siembra de maíz, sorgo y ajonjolí, y se realiza en los meses del periodo de lluvias.

El rendimiento de estos cultivos generalmente es bajo, debido principalmente a la irregularidad de, las precipitaciones pluviales, —que en ocasiones son escasas y a veces excesivas—, a las pocas inversiones y a la falta de aplicación de nuevas técnicas.

Son áreas de riego aquellas que reciben el agua por gravedad o por bombeo. En las tierras de riego se utilizan avanzados procedimientos mecanizados; se emplean máquinas para barbechar y rastrear la tierra, otras para sembrarla, aplicar insecticidas, herbicidas y fertilizantes. Con mucha frecuencia se practican las aeroaplicaciones y, para culminar, hay modernas máquinas recolectoras que se usan preferentemente en la cosecha de gramíneas y oleaginosas.

El 97% del total de la producción agrícola de Sinaloa se produce en las zonas de riego, que son más de 820 000 hectáreas.

En el ciclo agrícola 1974 y 1975 la superficie cultivada fue de 940 989 hectáreas y para el ciclo agrícola 1978-1979 se alcanzó a cultivar una superficie de 1 000 396 hectáreas, no obstante las difíciles condiciones climáticas. La producción en este ciclo fue de 6 131 906 toneladas.

El crecimiento de la agricultura sinaloense de 1975 a 1980 fue de 8.1 % anual, muy superior al promedio nacional que fue de 5%.

Además del aumento de la extensión cultivada, la agricultura tuvo apoyos financieros y técnicos. Por ejemplo, en 1974 y 1975 la superficie media cultivada por tractor fue de 90 hectáreas, pero en 1979 y 1980 pasó a 100 hectáreas.

En 1980, la tierra fertilizada aumentó en 75% con relación a 1975; mientras que por el lado financiero la banca oficial aumentó sus aportes.

Los cultivos principales son hortalizas, soya, cártamo, ajonjolí, trigo, sorgo, garbanzo, caña de azúcar, algodón, arroz y frijol.

Representan en conjunto el 30% del valor bruto de toda la producción del estado, sin contar que de esta agricultura se derivan otras actividades productivas de los sectores industrial y de servicios.

En algunos de estos cultivos, Sinaloa ocupa el primer lugar como productor a nivel nacional.

La zona de hortalizas se ubica en Guasave y Culiacán. La cañera en El Dorado, Navolato, Costa Rica y Los Mochis. La algodonera la encontramos al norte del valle de Guasave y al sur del valle de El Fuerte.

La actividad agrícola está orientada al mercado exterior, más concretamente al mercado de los Estados Unidos de América. El 80% de la producción de hortalizas (berenjena, calabacita, calabacita banana, chile, chícharo, pepino, tomate, ejote, cebolla y otras), así como más de 70% de la producción de algodón, azúcar, garbanzo, arroz, cártamo y trigo, se destinan a este mercado.

Para darse una idea de que la mayor parte de la producción agrícola del estado de Sinaloa se destina a la exportación basta consultar la Agenda estadística de Sinaloa de 1978, en especial el apartado Comercio Exterior. Allí podemos observar los datos del volumen de exportación de hortalizas y frutas frescas en el ciclo 1977-1978 que fue de 625 406 toneladas y el volumen de exportación de otros productos agrícolas en 1977. Por ejemplo, se exportaron 40 987 toneladas de tomate en 1977; de berenjena 95 940 toneladas y de garbanzo 11 515 toneladas.

En los últimos 10 años, las hortalizas constituyeron entre el 75% y el 80% de las exportaciones agrícolas.

En el valle de Culiacán se siembra el 60% de las hortalizas y se produce más del 40% del valor agrícola estatal.

La cosecha de hortalizas se efectúa desde noviembre hasta los últimos días de abril; en este periodo llega la mano de obra procedente de la sierra, de Jalisco, Nayarit, Michoacán y hasta de Oaxaca.

La actividad agrícola también está relacionada con la producción industrial, a la cual abastece de materias primas como trigo, arroz, soya, cártamo, ajonjolí y hortalizas.

 

Fuente: SINALOA, tierra fértil entre la costa y la sierra, Monografía Estatal, SEP, México, 1982.

 

 

Mapa municipios agrícolas de Sinaloa
Mapa de los municipios agrícolas más importantes del estado de Sinaloa México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *