Oda a un Granito de Oro, poesía sinaloense

 

Poesía sinaloense

Oda a un Granito de Oro

 

Por: Juan Eulogio Guerra Aguiluz

 

¡Rafael!

¡Rafael Buelna!

¡Rafael Buelna Tenorio!,

al que las minas constantes

de mi pueblo

arrojaron

con granito de oro;

en donde un día

en la ignominia

se sublevaron hasta los cerros,

 

Al que se graduó de hombre

de la noche a la mañana

exigiéndole cuentas al gobierno

con la fuerza del puño y de las armas.

 

Al que llevó por cruz

en su pecho

como tatuada al cuerpo

sudorosa canana.

 

Al que saltó

las bardas del colegio

sacando del redil

la caballada.

 

¡Y se cubrió de gloria

allá en Mocorito

en donde todo El

se hizo pueblo!

 

Al pequeño,

al pequeño

general de mis juegos

¡siempre adelante!

como quien sabe

que va a realizar

los sueños de un gigante:

 

A este canto yo

porque tenía que cantarle

desde el hito

maduro de la sangre

como se le canta al padre

que va en busca de leña

para atizar el fuego

que arde con la patria

en los homos inmensos

donde humeamos el alma.

 

Águila viva

que aún revoloteas

en lo alto de nuestros pensamientos,

que alcanzaste. el cenit

del «Sursum Versus»:

transmítenos la luz

para leer la letra

que escribieras

en medio de relámpagos y truenos;

transplántanos la fuerza de tus alas

para emprender el vuelo

y ver si ahora sí

hacemos realidad el sueño

de acabar para siempre al mal gobierno.

 

Tomado de; Presagio, Revista de Sinaloa; numero 19, páginas 23.

 

 

Oda a un Granito de Oro
Gral. Rafael Buelna; «Oda a un Granito de Oro», poesía de Juan Eulogio Guerra Aguiluz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *