Poesía de Sinaloa, Cecilia Pablos

 

Poetas sinaloenses

Cecilia Pablos

 

Canto para un Simbad de tierra

 

[Fragmentos]

III

Quiero saber Simbad cuánto de ti y Ulises

me reclama. Me tiene huellas rotas en la arena

brazos de paja. Senos enlutados para el hombre

de hielo sobre el agua. Quiero

saber

cuánto de dedos enlazados voces llantos

y armonías parecen de lo nuestro

o son escándalo a los ojos del cíclope

a la emboscada voz de las sirenas…

Sobrevivimos para cuidar un miedo necesario.

Para apagar la hoguera de Dido

sus clamores

cuando Simbad Ulises ya no vuelva

y su mano

no sea más que un ave en la jaula permitida.

Un dolor que no vuela y es —por adherencia

insana

de la tierra—… un pájaro quemado.

 

VIII

Me fui con los poemas como se acuerda conllevar

lo escaso

a su morada última. El río tiene tanto de nosotros

es un muerto impensado. Órgano de agua

que jamás se descifra

hasta el acto de amor de los océanos.

 

X

Hay una fiesta breve cuando pasas.

Un barco que aprendió variaciones a lo exacto.

Un cuarteto encendido de palomas

atándonos en fuga por el aire. Hay…

una fiesta

un sinfín transparente que no quiere

decidir transparencias por el llanto. Hay

una fiesta

sobre la Babilonia sentada de tus huesos

sobre el Simbad augur y el estoicismo

de dormitar en clavos la tristeza. Hay…

¿una fiesta?

¿a dónde nos llevan hoy las olas… qué

hacen

qué potestad de tierra nos ausentan…

qué contratos erizan con los restos de Dido

y sus hogueras…?

Sabía que era tarde para ir a tu encuentro.

Tarde para inventar la fiesta de los besos.

Aquí están los yunques de Dios

y sus piratas.

 

 

Tomado de: Antología de Poesía Sinaloense Contemporánea 1960-1993, Salazar, Crisanto; Salazar, Refugio, coedición UAS-Difocur, Culiacán Sinaloa, 1993.

 

 

Cecilia Pablos
Cecilia Pablos, poetisa sinaloense

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *