Rafael Buelna Tenorio, alumno, maestro y periodista precoz

 

 

Héroes de la Revolución Mexicana; gente de Sinaloa

 

RAFAEL BUELNA TENORIO, ALUMNO, MAESTRO Y PERIODISTA PRECOZ

 

Por: Jesús Munguía y Mexia

 

Tendría 8 años cuando Rafael Buelna Tenorio ingresa a la escuela primaria de Mocorito, allá por 1898. Sorprende por su inteligencia y precocidad al director don Sabás de la Mora y demás maestros del plantel. Intuyen para el alumno un futuro halagador.

Son contados los condiscípulos supervivientes del Granito de Oro. Uno de ellos, don Ricardo Riveros, le recuerda así: «era fifirichillo, de cara afilada y pelo rubio, pero sobre todo, muy inteligente. Yo ingresé a la escuela en 1903 y ya estaba allí Rafael, incluso me dio clases. Sobresalía en el grupo, de manera tal que cuando faltaba algún maestro titular, don Sabás lo ponía a darnos clase. En cierta ocasión, según me contó don Eleno López, que vive aún en El Ranchito, Rafael cubrió una plaza de profesor durante tres meses, don Eleno lo tuvo por maestro durante ese tiempo».

La precocidad del muchacho no se advirtió solamente en el campo de la docencia, sino también en el del periodismo y la literatura. En efecto, don Ricardo Riveros evoca que Buelna Tenorio hizo un periódico rústico en la escuela, al que puso por nombre «El Diminuto». Lo define así: Vera una hoja de papel doblado, en la que Rafael escribía a mano, dibujando con maestría las letras y líneas que dividían los diversos escritos, generalmente relacionados con temas educativos, aunque también hacia versos a los que era muy aficionado. Desgraciadamente no guardamos nada de eso. Nuestra tierna infancia nos impidió comprender entonces a las alturas que llegaría Rafael. Esos escritos fueran ahora históricos».

Las inquietudes de Buelna Tenorio bullen en apogeo. Pese a su corta edad, revela dotes de líder, de conductor, de grupos. Don Ricardo Riveros, el veterano revolucionario, lo recuerda: «siempre era el escogido por don Sabás de la Mora para que nos reuniera, para que llamara a formación, todos le obedecíamos. La simpatía, aunada a su inteligencia, le convirtieron en un líder natural, con el que nos gustaba compartir. Sí, mientras fuimos compañeros de escuela, alternamos en juegos, en festejos del plantel, en actos cívicos. Luego, en 1904, se fue a Culiacán con su hermano Miguel para entrar al Colegio Civil Rosales, en donde nos volvimos a encontrar, años más tarde. Lo volví a ver en 1912, cuando ingresé al Colegio y él había regresado ya con grado militar, después del triunfo de la Revolución maderista en la que participó. Era el secretario del Colegio, nos veíamos muy seguido, pero vino el cuartelazo de la Ciudadela y se levantó de nuevo en armas…»

Hemos puesto en manos de don Ricardo la fotografía que ilustra nuestro escrito, proporcionada gentílmente por Miguelito Buelna, sobrino del — Granito de Oro, pidiéndole identifique a los alumnos que integran el grupo. De inmediato reconoce a Rafael, señalándolo con el índice, al tiempo que expresa: «mire, aquí está, fíjese que en la bolsa del saco trae un papel, es «El Diminuto», el periodiquito que le decía».

A continuación, salvo a algunos que no logró reconocer, empieza a mencionar los nombres de los identificados, de atrás hacia adelante y de izquierda a derecha: Alfonso Juárez, J. Trinidad Avilés Cas¬tro, Alfonso Pérez, Rafael López, Felipe López, profesores José Sabas de la Mora y Catarino Pérez, Manuel Castro Mc’Kay, Gaona (no recordó su nombre), Miguel de la Mora, Juan Juárez, Rafael Jiménez, Juan Pérez Sánchez, Basilio López, José Castro, Jesús López, Francisco Lugo, Manuel Riveros, Roberto de la Mora, José R. Salgado, Maclovio Favela, Jesús Méndez, Domingo Gil Giuste, Vicente Pérez, Miguel Buelna Tenorio, Miguel Moreno Jr., Antonio R. Salgado, Victoriano Díaz, Alejo Castro, Jesús López, Pablo Benítez, Macario Riveros y Macario Alanis.

De los enumerados, viven aun Antonio R. Salgado, Miguel D. Sánchez, Jesús López, Vicente Pérez, Macario Riveros y el propio Ricardo Riveros, siendo éste último el único que radica en Mocorito. Del grupo surgieron los revolucionarios -Manuel, Macario y Ricardo Riveros, Miguel y Roberto de la Mora y Rafael y Miguel Buelna Tenorio. Manuel Riveros fue presidente municipal y diputado federal en dos ocasiones, don Ricardo diputado local, presidente municipal de Mocorito cuatro veces y una quinta ocasión en forma interina. Victo¬riano Díaz llegó a ser, gobernador del Estado, interinamente.

Por los datos, lógicos del todo, que proporcionó don Ricardo, se deduce que Rafael Buelna Tenorio ingresó al Colegio Civil Rosales en 1904, para iniciar, como interno, los estudios secundarios. Una vez terminados, continuó el bachillerato, llegando a ser alumno de» la Facultad de Leyes en 1909, año en que fue expulsado.

 

Tomado de: Presagio, Revista de Sinaloa; número 19, páginas 7-9, Culiacán, Sinaloa, enero de 1979.

 

Niño Rafael Buelna Tenorio
Rafael Buelna Tenorio, niño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *