Rafael Buelna Tenorio, poesía de Sinaloa

 

Poemas de Sinaloa

 

RAFAEL BUELNA

 

De: Manuel Estrada Rousseau

 

SINTESIS

Desdeñó a los celestes Serafines

y a vanguardiar los bravos paladines

descendió entre una diana de clarines.

 

En los guerreros floreció el asombro

cuando se irguió con ellos, hombro a hombro,

de la trinchera en el ardido escombro.

 

Y cuando en alas de su fiel pegaso

—uno mismo en Levante y en Ocaso—

plasmó su enorme hazaña de fracaso.

 

Libertad! Democracia! Su desnudo

acero vindicaros ya no pudo

y el corazón rompió contra su escudo.

 

¡Su escudo rutilante! ¡Fue el Bayardo

de la Revolución! Soldado y bardo,

a mente y puno trascendió su dardo.

 

ALBORADA

El Dictador solázase en el plagio

consumado en las urnas del sufragio

y en realidad conviértese en presagio.

 

Tras la conjura cautelosa y sorda,

hirviente mar de bilis que desborda

bajo implacable tempestad que asorda.

Himnos de guerra las charangas tocan.

Los bélicos bridones se desbocan.

¡Son seculares fuerzas las que chocan!

Y EL se prodiga. ¡Bisoñez que fía

en la virtud ingente de su hombría

y a los fieros gigantes desafía!

Después. . . el triunfo, la alegría, la vida;

la paz dichosa que a sonar convida

en la provincia plácida y querida.

 

ASCENSION

¡Efimero paréntesis! Impía

se volvió a entronizar la tiranía

cuando apenas el Orto se encendía.

 

De nuevo los centauros de la guerra

—lava del pueblo que eruptó la sierra—

empurpuraron la nativa tierra.

 

Y una vez más el prócer rosarino

cumpliendo su flamígero destino

enlaureló entusiasta su camino.

 

Mas la turbia visión de un espejismo

-—¿cima radiosa? ¿tenebroso abismo?—

subyugó su febril radicalismo. . .

 

¡Colapso que no pudo ser derrota,

porque a pesar de su esperanza rota

quedó en guardia su espíritu patriota!

 

PLENITUD HEROICA

Férreo caudillo conculcó el derecho

cuando de sus doctrinas a despecho,

fue todo el mando, a su poder, estrecho.

 

Y bajo sus intrépidos pendones

Buelna lanzó sus rojos escuadrones

a quebrantar del César los bastiones.

 

Si en la demanda sucumbió. . . ¡sonoras

proclamen las trompetas redentoras

una estupenda gestación de auroras!

 

En sus folios de honor haga la Historia

vibrar perpetuamente la memoria

de este adalid ungido por la gloria.

 

Y en tu loor, la guardia veterana

llene con los clamores de su diana

la extensión de la tierra mexicana!

 

Tomado de: Antología Sinaloense, Higuera, Ernesto, Ediciones Culturales del Gobierno del Estado de Sinaloa, Volumen I, 1958.

 

 

Rafael Buelna Tenorio
Rafael Buelna Tenorio y su hermano Miguel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *