Romance Badiraguato

 

Poemas a los pueblos de Sinaloa, México

 

ROMANCE BADIRAGUATO

 

Por: Héctor R. Olea

 

Mi villorio tiene estampa

de una acuarela serrana:

«Agua de azules montañas»,

alegría de aldea gitana.

 

Parvadas de golondrinas

al terruño campirano,

tornaban como al retiro

de San Juan de Capistrano.

 

Los picachos de Buragua,

Santiago de Caballeros,

Cuernos de Ciervo semejan

por hondos desfiladeros.

 

Mis ancestros en la tumba

acuática de Alicama.

Leyendas de San Francisco

y del caballo fantasma.

 

Del Magistral viene gente

armada sin mucho fuego,

a combatir federales

con Eligio Samaniego.

 

Por sierras de Surutato

andaba en briosas potrancas,

osado Silvestre Soto,

apodado “El Botas Blancas”

 

Mi pueblo azual de agua zarca,

montes floridos de amapa.

Ya mataron al Prefecto.

¡Vámonos para Tamiapa!

 

Tierra de Martín Elenes

y de Valente Quintero,

hombres de pocos desdenes

con un valor verdadero.

 

Bravos hombres de romance

y mozas samaritanas.

Campiña color de niebla,

marfilalba en las mañanas.

 

Bajan hombres de la sierra

todos buenos venaderos,

al «Lugar de golondrinas»

donde brillan los luceros.

 

Adiós aves peregrinas

dejan tierras de lanceros,

rancherías blanquecinas

y los ríos plañideros.

 

Campestre Churubusco a 27 de abril de 1979.

 

Tomado de; Presagio, Revista de Sinaloa; número 26, páginas 12-13.

 

Poema Romance Badiraguato
Fragmento del escudo de Badiraguato, Sinaloa, México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *