Sara Mc´Conegly, mujeres ejemplares de Sinaloa México

Mujeres ejemplares de Sinaloa

 

 

SARA MC`CONEGLY

 

Por: Jesús Munguía y Mexia

 

Sara Mc’Conegly nacida en ese bello girón de tierra sinaloense llamado Angostura, es una mujer, que sin perder su feminidad, ha incursionado en los intereses locales de su patria chica, sirviéndola en todo aquello que plica engrandecimiento a su tierra natal. Siempre que surgía una idea, un trabajo, una obra, para la resolución de problemas, ahí estaba Sara, en plena actividad, entregándose completamente en las obras emprendidas, para llegar a su finalidad.

Sara dentro de su sencillez, encierra para cada angosturense, un lazo de unión alrededor de las personas cuya actividad agigantó su figura, sus actos y permitió que todos se dedicaran al trabajo propuesto.

Mujer de gran cultura, ha incursionado profundamente dentro de la filosofía, la literatura, la lectura constante de conocimientos que aumentan pródigamente su preparación.

Lo maravilloso en las obras de Sara, es que, calladamente proporciona la ayuda y el aliento moral que con gusto ofrecía a sus semejantes. Su labor callada se engrandece más y más cada día, cuando contemplamos jóvenes profesionales, que gracias a ella, hicieron estudios universitarios. Unas letras de Sara, para que en Culiacán, sus amistades brindaran apoyo a un joven pobre, que ella recomendaba para que estudiara, bastaba, pues, en cada una de sus amistades, tiene aliados para hacer el bien que ella encabeza.

Su voluntad y su desinterés en sus obras emprendidas en Angostura para el bien común, implicaban la entrega total y ella se entregó a Angostura y su progreso.

Su sacrificio se funda en la convicción y en la verdad.

Sara, como las estrellas hace brillar en la oscuridad toda la fuerza del cuerpo que conforma su persona y ella surgió siempre en el momento dado, en el instante oportuno, en el minuto precise La carretera de Guamúchil a Angostura ya estaba concluída, faltaba un pequeño puente y unos cuantos metros para que quedara completa. Ya habían pasado los tiempos y no se concluía, se rodeaba para pasar pues hacía falta el puente. Sara llegó de su retiro en Norteamérica y se dio cuenta inmediatamente de ese obstáculo en la carretera, e inmediatamente, para el bien de la colectividad, movió a sus amistades y éstas ante el gobernador Valdés Montoya y en unos cuantos días se construyó el anhelado puente; eso acontecía en 1969.

 

Sara obra al impulso del imperio de la reacción sentimental que se opera como provocado por la emoción, del amor o del dolor.

En el campo de la cultura, satura la vida de crisis sentimental y difunde lo que sabe con una verdadera actitud de antorcha de paz y tranquilidad; a ella acuden las personas en busca del consejo sabio y en el campo sentimental su actitud es como la de Teresa de Ávila.

Cuando ha visto la injusticia social, ha salido en defensa de su Angostura, al grado de reprocharle a su hermano Patricio, que el mayor daño que hizo a Angostura fue el cambio de la Recaudación de Rentas y otras oficinas importantes a Guamúchil, cuando esta Villa pertenecía a Angostura. Sara defendía los derechos de los principios de equidad y libertad humana.

Sara fue la primera promotora de la construcción del estadio para darle a la juventud angosturense un lugar de esparcimiento sano, y movió a las familias, los padres acudían a realizar su tarea y las mujeres proporcionaban su tiempo para obtener dinero ya sea en kermeses, tómbolas, rifas, etc., aun del mismo peculio de Sara salía dinero para concluir aquel sitio de recreo sano para la juventud a la que tanto ha amado.

Sara es pues, la mujer que surge, que aparece, que llega en el preciso momento del tiempo, y su presencia subyuga, atrae a la vez que amor, admiración y respeto y deseo de emulación.

 

Tomado de: Presagio, Revista de Sinaloa; número 31, páginas 28-29.

 

 

Sara Mc´Conegly
Sara Mc´Conegly, mujer sinaloense ejemplar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *