Sinopsis histórica de Guamúchil

Historia de los pueblos y ciudades del Estado de Sinaloa México

 

SINOPSIS HISTÓRICA DE GUAMÚCHIL

 

Por: Herberto Sinagawa

 

Guamúchil es la cabecera del municipio de Salvador Alvarado, Sin. Su topónimo significa lugar donde hay guamúchiles. Don Héctor R. Olea, estudioso de las toponimias indígenas, dice que se trata de un vocablo náhuatl; su etimología aunque azteca o mexicana es desconocida en parte, pues sólo se sabe que viene de cuahuitl árbol, y muchitl, especie de mezquite o huizache, Su historia es relativamente reciente. En 1904, el señor J.A. Mangel, a nombre de la Southern Pacific, obtuvo una concesión del gobierno porfirista para construir un ferrocarril de Guaymas-Álamos-Culiacán-Mazatlán-Tepic-Guadalajara; las obras se iniciaron en Empalme en agosto de 1905 y en 1907 «la punta de fierro» llegó y se instaló un campamento de peones del ferrocarril que se llamó Guamúchil, con un almacén improvisado donde se guardaban herramientas y materiales. Don Ignacio M. Borrego, oriundo de Durango, empleado de la empresa, fue el primer jefe de la naciente estación del Southern Pacific en Guamúchil, a él sele confiere el mérito de ser el fundador. En 1909 ya hubo comunicación férrea desde Guaymas hasta Mazatlán, y la estación fue adquiriendo mayor importancia ya que las máquinas a vapor se proveían de agua en el río Évora, después de hacerlo en San Blas.

Las dos primeras casas que se construyeron fueron las de don Ramón Castro y don Eligio Pérez; después se avecindaron los señores Manuel Díaz, doctor Carlos Salazar. Mateo Tamayo, Joaquín Valenzuela, Vidal Carrillo, Tomás Bayliss, Miguel D Sánchez, Alfonso Casal, Nabor G. Sánchez. Esteban Ibarrola, Julio Piña, Luciano Angulo, Florencio Gutiérrez, Emilio C. Tiznado, Juan José Villa y otros. De la vieja estación, que más parecía escenografía de película, con unas cuantas casas frente a la estación, surgió una pujante ciudad que años más tarde provocaría el nacimiento de un nuevo municipio sinaloense. Pero volviéndonos atrás en su historia, Pedro Almidez de Chirinos hizo el primer reconocimiento de la región; luego, Diego Guzmán, sobrino de Nuño Beltrán de Guzmán, el sombrío y cruel repoblador de la villa de San Miguel de Culiacán, pasó rumbo a los ríos Petatlán y Zuaque, y más tarde Diego de Proaño, traficante de esclavos, junto con Padre de Bobadilla, al ser nombrado alcalde mayor, al regreso de Nuño a Compostela, autorizó a Sebastián de Évora, aventurero portugués, compañero de armas de Nuño, a fundar las primeras encomiendas tras los informes de los primeros expedicionarios, en 1533. Sebastián de Évora se enfrentó a los indígenas, temerosos de perder sus tierras, y dejó el territorio, tres anos después. Don Carlos Esqueda dice que las primeras encomiendas fueron destruidas por los mismos indígenas, entre los años 1564 y 1584, despoblándose la región. En 1699 llegó el capitán Manuel Gámez de Maldonado y en 1709 el alférez real Sebastián López Ayala y Guzmán, que se dedicaron a la explotación de las tierras, formándose pequeños centros poblados, sobresaliendo el de San Pedro que fue afectado por una inundación del río Évora lo que obligó a su reubicación con el nombre de Guamúchil.

Con las obras del Southern Pacific of México la región cobró vida, y a partir de 1920, Guamúchil se convirtió en uno de los centros económicos más importantes con la bonanza del garbanzo. Don Buenaventura Casal había convertido la Ciénega de Casal en centro comercial de importancia en tiempos en que se carecía de ferrocarril y de carreteras. A dicha hacienda afluía el oro y la plata de San José de Gracia y Bacubirito, que era embarcado rumbo al extranjero en el puerto improvisado de la Playa Colorada. Terminal de diligencias, que recorrían desde Álamos hasta Culiacán, la hacienda de Casal era centro distribuidor de la sierra; se comerciaba con toda ciase de metales, pero tambien con cueros de res, sal, pescado seco, frutas y semillas. Utilizando también la Playa Colorada se enviaba a Alemania palo de brasil, utilísimo en la curtimbre de pieles, y como colorante en la industria textil. Fue don Buenaventura Casal importante comprador de garbanzo durante muchos años. Instaló en la hacienda de Ciénega de Casal el primer negocio de vinatería, y una fábrica de jabón. Patricio McConegiy adquirió la hacienda. McConegiy junto con Silverio Trueba, Alfonso Díaz Angulo. los hermanos José María y Cristino C. Romo a falta de instituciones de crédito, habilitaban a los agricultores que pagaban con garbanzo que era embarcado en Guamúchil rumbo a los mercados de España, Cuba y otros países.

En 1928 se avecindó la familia Infante. Pedro —que había de ser uno de los más grandes ídolos populares del cine mexicano cursó el cuarto arlo de primaria. Su padre, Delfino, se regresó a Guasave, donde era miembro de una orquesta. Tenía Pedro doce años de edad. En 1937, el coronel Alfredo Delgado inauguró la primera escuela secundaria, y en 1940 hombres de negocios de Guamúchil, encabezados por don José de la Vega, fundaron en Culiacán el Banco del Noroeste de México S. A. con un capital de millón y medio de pesos. En 1942, tal institución abrió su sucursal en Guamúchil, liquidando la época de los prestamistas. En 1958 la Universidad de Sinaloa inauguró los cursos de su escuela preparatoria y en 1957 se iniciaron tímidos esfuerzos a fin de crear un municipio ya que Guamúchil, principal centro económico, mantenía sus servicios públicos a un bajísimo nivel por su dependencia política con Mocorito.

Un grupo de vecinos de Guamúchil, con el licenciado Roberto Macías Fernández, Humberto López Rochín, Ricardo Hiser, Aureliano Inzunza, Fernando Sarabia, Samuel M. Gil, y otros, se dió a la tarea de promover la separación; tras una movilización popular, el general Gabriel Leyva Velázquez, gobernador del Estado, aprobó la creación del municipio número 17, y el Congreso local expidió el decretó número 280 de fecha 22 de febrero de 1962 y el 1 ro. de enero de 1963 tomó posesión el primer presidente municipal, Alberto Vega Chávez, junto con su regidores Sergio Félix Castro, Baldomero López Arias, Dr. Genaro Salazar Cuellar – médico muy querido—, Ruperto Araujo Castro, José Flores Soto y Ramona Acosta Camacho. Posteriormente han sido presidentes el Dr. Alfredo Díaz Angulo, Alvaro Pérez García, Dr. Florentino Camacho Rivera, Efrén Gallardo Fuentes, Profr. Regino López Acosta, Eduardo Rodríguez Villaverde, Dr. J. Alfredo Díaz Angulo, Lic. Fernando Díaz de la Vega y Juan León Reyes, que cubre un interinato por renuncia de Díaz de la Vega.

Los apellidos de origen español más comunes en Salvador Alvarado según el licenciado Francisco Gil Leyva, en su libro Sinaloa, la forja de un pueblo son Angulo, Armenta, Belmontes, Camacho, Casal, Castro, Díaz, Escarcega, Gutiérrez, Irizar, López, Mercado, Murguiondo, Payán, Quintana, Rodríguez, Rúelas, Sánchez, Trueba, Vega y Zepeda.

En relación a su topónimo, es conveniente agregar que don Horacio Sobarzo, coincide con don Héctor R. Olea al asegurar que el nombre de Guamúchil se deriva del azteca cuahmo-chitl, pero que también puede provenir de cuahmuchitl, según afirma el Dr. Cecilio A. Rodelo en su Diccionario de aztequismos.

 

 

Tomado de: Brechas, Órgano de Difusión Cultural de la Región del Évora, número 11, Guamúchil, Sinaloa, verano de 1989.

 

Ciudad de Guamúchil, Sinaloa, México; dibujo
Guamúchil, Sinaloa, México; dibujo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *