A Virginia Woolf, poema sinaloense

 

Poesía de autores sinaloenses

 

A VIRGINIA WOOLF

 

Por: Juan E. Guerra Aguiluz

 

Yo no te conocí

en carne viva

virgísima Virginia…

pero el río conserva todavía

tu cicatriz de agua

cosida al dorso

de su columna vertebral

con los hilos solares

de tu solar nativo

y la aguja de Londres.

 

Y en el brillo de tu palabra

te reconozco

-esa constante sed

que no saciaste nunca-

te impulsó rumorosamente

a beberte el río Ouse

de un solo trago.

 

Ciertamente

alto llegabas cohetera

pero tus ojos

almacén de lágrimas eran

y su propio peso te hundían

inexorablemente

te taparon todos los poros comunicantes

y te estallaron los pulmones

oyéndose su estruendo

hasta el loado río Humaya

que pasa por mi pueblo.

 

¡Oh! promotora incansable

de la»Hogart Press»

que asististe

al parto montañoso

de Thomas S. Eliot

y pasaste corriente bienhechora

al vientre lucificado

del grupo de «Bloomsbury»

en donde tus amigos

Roger, Kaynes y Bell

apenas sí aprendían

a descuerdar su trompo de luz:

habrás de reencarnar

en el longevo «Orlando»

a los trescientos años cruz

de azules navegar.

 

Ahora

que ya todo lo irrigas

tu viejo sweater gris

-que un día te ataviara

en las noches de invierno-

flotará inmensamente vacío

de tus pechos andróginos

sobre el viejo río Ouse.

 

Tomado de la revista: Letras de Sinaloa, número 60, Universidad Autónoma de Sinaloa, marzo-abril 1982.

 

Virginia Woolf
Virginia Woolf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *